Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desalojadas cuatro urbanizaciones de Valdemorillo por un incendio forestal

Las llamas afectan a una zona de monte bajo y arbustos, a unos dos kilómetros del municipio

La chispa de una sierra radial, posible causa de las llamas

Los afectados están siendo llevados a la plaza de toros

Tareas de extinción del incendio de Valdemorillo. Ampliar foto
Tareas de extinción del incendio de Valdemorillo.

Unas 2.000 personas de cuatro urbanizaciones de Valdemorillo (12.000 habitantes) han tenido que pasar la noche fuera de sus viviendas a causa de un incendio forestal originado este lunes por la tarde, al parecer, por las chispas de una radial en las obras de un chalé. Hasta 27 brigadas de bomberos y retenes forestales —132 entre ambos— por vía terrestre y ocho helicópteros y dos hidroaviones participaron en las labores de extinción. La sequedad del monte, la gran cantidad de hierba seca y una ligera brisa hicieron que las llamas se propagaran con rapidez.

Un centenar de efectivos de la UME se incorporaron a última hora de la tarde del lunes, tras la retirada de los medios aéreos con la caída de la luz, a las labores de extinción. Los militares se unieron a los dos centenares de personas (Bomberos y brigadas) que trabajaban en el incendio. El incendio estaba en fase de control sobre la una de la madrugada y se mantenía la prohibición de acceder a sus hogares para las personas desalojadas de urbanización de Cerro de Alarcón de Valdemorillo, según fuentes de Emergencias 112 Comunidad de Madrid.

La chispa de una radial

El fuego comenzó alrededor de las cuatro y media en la calle de Júpiter, en la urbanización Los Barrancos de Valdemorillo. Según explicó un vecino de la zona y criador de perros, Federico Baudín, sus canes y dos yeguas que tiene se pusieron muy nerviosos a esa hora. Salió a ver lo que estaba pasando y vio cómo se había originado un fuego en las obras de un chalé cercano. “En cuanto han visto lo que se había producido, los obreros, que estaban con una radial cortando parte del forjado, se han montado en los coches y se han largado a toda velocidad”, relataba aún con cierto nerviosismo. Baudín acudió a toda velocidad a casa de su vecino, que es una prefabricada de madera, ya que tiene tres hijos de corta edad. Tras ponerlos a salvo, se volvió a su casa y encerró a sus animales en el chalé. Se trata de viviendas de unos 300 metros cuadrados de superficie construida en parcelas de hasta 40.000 metros cuadrados, según explicó este vecino.

Enseguida llegaron los retenes forestales que extinguieron el incendio. Eso sí, este ya había pasado a otra zona cercana y enseguida recorrió pastos, encinares, fresnos y enebros que hay en esta zona boscosa y monte bajo. Las llamas corrieron con velocidad hasta otras urbanizaciones cercanas, que fueron desalojadas en previsión de que afectaran a las viviendas. Según explicó el presidente regional, Ignacio González, que se desplazó a la zona, no resultó dañada ninguna vivienda. Tan solo alguna arizónica o parte de algunos jardines, pero en todo caso de menor valor.

El desalojo se produjo en las urbanizaciones de Cerro Alarcón y su ampliación, Los Barrancos y Las Charquillas. En total, unas 2.000 personas. La evacuación se realizó ante el temor de que quedara cortada la carretera que las une con el centro de Valdemorillo. Muchos de los residentes se marcharon a la capital o a casas de amigos y familiares. Para el resto, se habilitó por parte de Protección Civil el interior de la plaza de toros de la localidad para que pudieran pernoctar. Una treintena de vecinos terminaron pasando la noche en el coso, donde se les facilitaron mantas, colchones y comida. También contaron con asistencia del Summa, cuyos facultativos habían atendido hasta la medianoche a diez personas por crisis de ansiedad. También tuvieron que trasladar a un vecino de 76 años asmático hasta el hospital Puerta de Hierro, en Majadahonda, ya que se había intoxicado de carácter leve al inhalar humo.

Los bomberos de la Comunidad de Madrid y los retenes forestales atacaron el fuego desde diversos puntos, mientras desde el aire trabajaban siete helicópteros de la Comunidad de Madrid junto con dos hidroaviones foca y un helicóptero bombardero del Gobierno central. El incendio estuvo en nivel 1 (va de 0 a 3) hasta las nueve de la tarde. Fue entonces cuando se subió al nivel 2, ya que se pidió ayuda a la Unidad Militar de Emergencias (UME), que envió un centenar de militares. Estos efectivos tenían previsto estar trabajando toda la noche junto con los medios del Gobierno regional para crear cortafuegos y evitar el avance de las llamas.

La carretera M-510, que une Valdemorillo con Navalagamella, quedó cortada al tráfico ya que era por esa zona por la que avanzaban las llamas. El presidente regional explicó que había pedido al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que mantuviera los medios aéreos en la mañana de hoy para intentar controlar cuanto antes el avance del incendio. “Es muy pronto para saber la superficie quemada porque el avance del fuego en estas zonas es irregular y puede haber zonas dentro del perímetro que no se hayan visto afectadas por el incendio”, destacó González. También acudió la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, entre otras autoridades, incluidos los alcaldes de la zona.

Fuentes de la Guardia Civil explicaron anoche que ya sabían cuál había sido el origen del incendio (las chispas de la radial) y que los primeros indicios apuntaban a “una posible negligencia”. Anoche se desconocía cuando podían regresar los vecinos a sus viviendas. Todo dependía de cómo avanzaran las llamas y si estaban seguras las distintas urbanizaciones.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram