Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat plantea un ERE temporal

La dirección no ha presentado el calendario de trabajo tras las vacaciones

Malas noticias en Martorell. La caída de ventas que afecta a todo el sector del automóvil sumada al cese el pasado miércoles de la fabricación del Exeo en la línea 3 de la planta, la que fabrica el Audi Q3, provocan un excedente de plantilla que llevará a la dirección de Seat a plantear un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal a partir del mes de septiembre. La dirección tiene previsto reunirse hoy con los representantes de los trabajadores para poner el ERE sobre la mesa. El expediente afectará a un máximo de 500 trabajadores, según fuentes sindicales, que pueden ser un centenar menos teniendo en cuenta que hay unos 250 contratados a través de empresas de trabajo temporal, aunque no hacen jornadas enteras, porque suplen a trabajadores de baja o reducciones de jornada. El expediente se aplicará durante el año en curso y, si no cambian mucho las cosas, también en 2014.

El último ERE que se aplicó en Martorell fue en 2010-2011, justo en el compás de espera del inicio de fabricación del Q3, todo un suspiro para la planta del Baix Llobregat que supuso incluso contratar a 700 personas. El que acabó en 2011 fue el quinto expediente de una serie que corrió paralela a la caída de ventas por el estallido de la crisis. Ahora, ni siquiera las medidas de flexibilidad, principalmente la bolsa de horas acumuladas, son suficientes para absorber el excedente de personal por la caída de la producción.

Y la nueva esperanza para Martorell, que el Grupo Volkswagen les adjudique la fabricación de un todocamino que también se produciría para Skoda, no llega. El primer interesado en la adjudicación del SUV es el nuevo presidente de Seat, Jürgen Stackmann, que relevó a James Muir, el presidente que no logró sacar la firma de números rojos, pero sí reducirlos (de 104 millones de euros en 2010, a 30 en 2012) y llevarse el Q3. El modelo de gama media de Audi representa casi un tercio de la producción de la fábrica: el año pasado de las tres líneas salieron 270.000 Seat (sumando Ibiza, Altea, León y Exeo) frente a 107.000 unidades del Audi. Unos 377.000 coches en una planta que tiene capacidad para hacer 600.000.

Los sindicatos llevan tiempo alertando de la caída de producción. Las alarmas saltaron el 27 de junio, cuando se cerraron los calendarios de julio y agosto, pero no el de septiembre. Por primera vez la dirección afirmó que no está en condiciones de concretarlo, aseguran fuentes sindicales. Jefes de talleres y responsables de la ingeniería de planta intentan cuadrar los números para que la afectación sea la mínima. De forma inmediata, ni siquiera el lanzamiento del León y su familia en la línea 2 pueden suplir el Exeo; y la línea 1, la del Ibiza, eliminó un turno en invierno.

En cualquier caso, los ejecutivos de Volkswagen y los de la propia Seat no descuidan en sus actos apelar al incremento de la competitividad. En su última presentación de resultados, los de 2012, Muir celebró la flexibilidad de la planta de Martorell pero avisó: “Sindicatos y trabajadores deben colaborar para elevar el listón de competitividad”.