Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ADMNISTRACIÓN

“No fue una rabieta”

El abogado y exconsejero Juan Ramón Guevara justifica la posición anterior

El abogado Juan Ramón Guevara, consejero de Justicia con José Antonio Ardanza como lehendakari, asegura que la decisión de romper con el Tribunal Constitucional “no fue una rabieta”, sino “la reacción a una posición ciertamente preocupante que este tribunal estaba adoptando en materia de desarrollo autonómico”, una visión que entonces “era compartida por los catalanes y otras comunidades autónomas”. “Había un temor fundado en aquel momento a que por la vía jurisdiccional se podía empeorar lo que había sido hasta entonces una interpretación pacífica de determinados preceptos estatutarios”, agrega.

Guevara trae a colación que en aquellos años el Tribunal Supremo “tuvo un papel muy importante en la marginación y depreciación de los derechos forales en favor del derecho común. Se estaba convirtiendo en un riesgo de desnaturalización de algunos aspectos clave del estatuto y del autogobierno”. Guevara recuerda que en la doctrina del Supremo se estaba produciendo “una pérdida de peso de los derechos forales”.