Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El anhelo de la luz

Nacho Vegas homenajea a Mike Leigh, alternando canciones y secuencias del británico

La vida es dulce. No parece un título definitorio para un espectáculo de Nacho Vegas, hombre en teoría más propenso a certificar las nebulosas del alma. Pero aquí estamos, Vegas y el vecindario en general, anhelando algún atisbo de luz, aunque sea por el cauce oblicuo de un homenaje a Mike Leigh. Este cineasta tampoco retrata un mundo radiante, sino criaturas a pie de calle que acarrean miserias, virtudes poco evidentes y propósitos de redención, siquiera por el camino de la ironía.

El tributo del asturiano a su director fetiche, que alterna canciones casi siempre inéditas con secuencias del británico, es atípico, sorprendente, a ratos emocionante. Se abre con un instrumental inquietante y estático, Naked, y concluye también sin palabras, con un Indefenso del que brota la alternativa ibérica a Ry Cooder. Vegas se atrinchera en el extremo derecho del escenario del Lara, difuminando protagonismos, y esboza un paisaje de exquisitas hechuras acústicas: acordeones, violonchelos, banjos, clarinetes, cajones. El ingrediente más áspero es, de lejos, el salmo de su propia voz, un barítono afligido y algo resfriado. Como la absenta, hay que acostumbrarse a ella: si el cuerpo resiste, al final termina aflorando su sabor esencial.

Secretos y mentiras, título de una película de Leigh y única pieza conocida ("Gente nace y gente muere cada día / Los demás nos limitamos a estorbar"), encuentra la compañía de algún tema espléndido (Ciudad vampiro, crónica urbana de tristeza integral) y hasta de una insólita versión de Échame a mí la culpa, de Albert Hammond, lúgubre como una ranchera escrita en noche febril. No es la única recreación inesperada: Cosas que no hay que contar, paradigma de la Cecilia más tremebunda, sirve como coda. Vegas dice cantar a "la vida y sus cosillas", y eso le emparenta con Leigh. El mundo por el que deambulan seres patéticos pero tiernos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS