Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los preferentistas aumentan la presión sobre el PP en toda Galicia

Crece la tensión entre los afectados ante el inminente anuncio de la quita

Los ediles de Ponteareas huyen ante la protesta. Ampliar foto
Los ediles de Ponteareas huyen ante la protesta. La Voz de Galicia

Desde su foco principal en el sur de Pontevedra, la presión de los afectados por las preferentes a los cargos el PP se extiende progresivamente por la comunidad. Si el martes fueron los afectados de A Coruña los que hablaban de endurecer las protestas, los de Santiago exigieron ayer a su gobierno que les ayuden económicamente, algo que en Tui ya han logrado hasta el punto de que el Ayuntamiento se compromete ahora a cargar con los “gastos de defensa jurídica” de los afectados que no encuentren solución en el arbitraje. Las plataformas se debaten entre dar rienda suelta a la frustración o tratar de mantener la sangre fría mientras el FROB prevé anunciar mañana mismo las condiciones de la quita. De momento se contienen las aguas, a duras penas.

Con varios ayuntamientos del sur de Pontevedra paralizados por la presencia de las plataformas, dio la impresión el martes por la tarde en Ponteareas de que se había escalado un peldaño en el conflicto. Los concejales del PP —la oposición se quedó fuera— salieron por la ventana trasera del consistorio después de que los afectados, como vienen haciendo en las últimas semanas, interrumpiesen el pleno con pitos y bocinas. Afuera, cerca de las escaleras de subida al salón de plenos, un policía resultó herido. Las plataformas niegan haber tenido nada que ver y lo corrobora el regidor, Salvador González Solla. “Hay tres o cuatro personas identificadas, pero parece que no tienen vinculación con los de las preferentes”, dice el alcalde, que entiende que “con todo el revuelo se filtraron ciertos elementos radicales”. “Cuando llegamos ya había gente en el Ayuntamiento y en la plaza esperando”, apunta Miriam Rodríguez, de la plataforma de Tui, sobre la acumulación de gente.

Las protestas continuaron ayer en Vigo, donde el conselleiro de Infraestructuras, Agustín Hernández, y el delegado del Gobierno, Samuel Juárez, visitaban las obras de la nueva depuradora de aguas. La plataforma local de afectados se enteró y apareció en el lugar para montar la protesta, algo habitual en los últimos meses cada vez que un cargo del PP acude a un acto público. Los asistentes niegan que se impidiese a nadie marcharse cuando quiso, en contra de lo que trascendió inicialmente. “No sabíamos ni a qué hora habían llegado ni cuándo se pensaban ir, ni entramos en el recinto ni retuvimos a nadie”, explica Eva Vázquez, una de las asistentes, y reitera José Manuel Estévez, uno de los tres portavoces que sí accedió al recinto, con permiso, para hablar con los cargos políticos. Un portavoz de la Consellería incide en lo mismo. “No tuve sensación en ningún momento de estar retenido”, relata, y calcula que tardaron más de 35 minutos en abandonar el lugar tras el fin de la visita, incluyendo el intervalo en que los portavoces pudieron interpelar a los políticos.

En Tui, a cambio del dispendio en abogados, el alcalde, Moisés Rodríguez, espera vaciar el salón de plenos, ocupado desde hace más de dos meses. “No está autorizada ni permitida la ocupación de las dependencias municipales”, avisa una nota del Ayuntamiento. La plataforma de Lugo intenta, a su vez, que los regidores del PP en la provincia firmen una moción en contra de la quita y se comprometan a reclamar al Gobierno la devolución de los ahorros.

Todas las componendas, llamadas a la calma e incendios abortados pueden desaparecer en el momento en que se efectúe la quita. Los portavoces de las plataformas repiten que más que azuzar a sus compañeros lo que hacen es tratar de tranquilizarlos. José Manuel Estévez, portavoz de la plataforma de Vigo —que se dice de las más “pacíficas”- teme lo peor. “A partir de la quita no doy un duro por la seguridad de nadie”.

 

Más información