Las farmacias buscan un frente común contra los impagos de la Generalitat

El Gobierno catalán acumula ya cuatro meses de demora con los boticarios Boi Ruiz responsabiliza de los impagos al Ejecutivo central En Cataluña han cerrado 14 oficinas farmacéuticas

Los farmacéuticos catalanes han explotado ante el último impago del Instituto Catalán de la Salud (CatSalut). "La situación es insostenible", ha admitido esta mañana Jordi de Dalmases, presidente del sector en Barcelona. Y para luchar contra la demora en los pagos por parte de la Generalitat, el sector ha lanzado una propuesta a los hospitales concertados, a los que el Gobierno catalán debe más de 500 millones de euros, para formar un frente común para protestar contra los impagos públicos. De Dalmases ha argumentado esta medida con una predicción apocalíptica: "Si continúan fallando en los pagos, el sistema sanitario está al borde del colapso".

Con el de este mes de febrero, ya son tres los impagos (más de 300 millones de euros) que el CatSalut acumula con los farmacéuticos, con lo que en menos de dos años el plazo para cobrar por parte de las farmacias ha pasado de 30 a 120 días. La situación no es nueva de este año, pero en octubre de 2012 el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) permitió a los profesionales salvar los conciertos de noviembre y diciembre. De Dalmases ha advertido que este mecanismo de financiación a las comunidades para este año ya está en marcha y, sin embargo, "en el segundo mes de 2013 hay problemas para pagar los servicios sanitarios". El farmacéutico prevé que se sigan acumulando retrasos en los próximos meses.

El consejero de Salud, Boi Ruiz, ha responsabilizado de los impagos al Gobierno central, y ha dicho que el FLA de este año "no ha sido lo suficientemente amplio". Ruiz ha asegurado también que su departamento está haciendo "todo lo posible" para que los boticarios cobren lo antes posible.

El próximo 5 de marzo se reunirán los farmacéuticos para tomar una decisión conjunta. "No descartamos nada, incluso alguna jornada de cierres", ha advertido De Dalmases. El presidente del colegio ha querido dejar claro que cualquier medida que se adopte no será para perjudicar a los ciudadanos, y si en algún momento alguna farmacia no puede vender los medicamentos que les piden los clientes es porque los proveedores no suministran fármacos a las oficinas que no pagan sus facturas.

El problema para el sector farmacéutico, que en los dos últimos años ha perdido más de 1.200 empleados de los cerca de 12.000 que tenía, es conseguir financiación para poder pagar a sus proveedores. "Los bancos con los que trabajamos, concretamente el BBVA y CaixaBank, ya nos han avisado que no financiarán más al sistema sanitario catalán", ha advertido De Dalmases. Los boticarios catalanes han tenido que financiar más de 8 millones de euros desde 2011. El presidente ha pedido que la crisis no la pague solo el sector sanitario, al que ha calificado de "joya de la corona".

Según fuentes del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, en los últimos dos años los impagos han forzado el cierre de 14 farmacias, mientras que un 12% de las 3.100 que hay en Cataluña están en una "situación límite".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción