Feijóo se avergüenza de Bárcenas pero obvia la corrupción en el PP gallego

El PSOE dice que Galicia pagará 48 millones más por no acudir al rescate

Feijóo durante la sesión de control
Feijóo durante la sesión de control LAVANDEIRA JR (EFE)

Las sombras de corrupción que se extienden sobre el Partido Popular monopolizaron ayer la sesión de control al Gobierno en el Parlamento gallego. Los tres partidos reprocharon al presidente, Alberto Núñez Feijóo, los datos desvelados en los papeles de Bárcenas pero también otros escándalos más cercanos como la investigación por los enchufes en la Diputación de Ourense o el procesamiento del máximo representante de la Xunta en esta provinvia, Rogelio Martínez. La más incisiva fue la portavoz de Alternativa Galega de Esquerda, Yolanda Díaz que le animó a pedir la dimisión de Rajoy y la convocatoria de elecciones. Pero también el líder del PSOE, Pachi Vázquez, y el portavoz del Bloque, Francisco Jorquera, colaron en sus pregunta sobre el paro alusiones a Gürtell y a los escándalos en Galicia.

El presidente recurrió a los ERE de Andalucía para responder a IU —que entró en el Gobierno de Griñán mucho después de que estallase el caso— y a una pensión vitalicia del expresidente del Parlament catalán, Ernest Benach, como réplica al Bloque, antes de admitir que le abochorna lo que va conociendo de Bárcenas, gerente del PP durante casi veinte años. “Me avergüenza Bárcenas, tanto como a usted o más”, respondió a Díaz. Luego admitió que milita en un “partido con problemas que trata de erradicar la deshonestidad”. Para probar que está limpio, se comprometió a er públicitar su patrimonio y renta desde “antes de ser presidente”.

Más información

De la imputación de Baltar y las contrataciones presuntamente irregulares de la diputación que investiga la Justicia o el procesamiento del superdelegado en Ourense no dijo nada. Se limitó a recordar que la pasada legislatura hizo dimitir a dos diputados en cuanto el juez les impuso medidas cautelares, pero obvió que mantiene a otros alcaldes y al propio Rogelio Martínez en la misma situación sin adoptar decisión alguna, tal y como le recordó AGE.

Tanto el portavoz socialista como el nacionalista atribuyeron a la Xunta “el record de parados de la historia de Galicia” y Vázquez fue más lejos cuando ácusó al presidente de haber pagado 48 millones más en intereses por la deuda de la comunidad. El secretario general del PSdeG atribuyó a “la vanidad” de Feijóo la decisión de evitar pedir el rescate al Estado y de acudir a los mercados de deuda pagando intereses más caros para seguir sacando pecho sobre la solvencia de Galicia.

El jefe del Ejecutivo no entró a la cuestión, anunció un plan para sufragar las contrataciones que hagan los autónomos (con entre 4.000 y 7.000 euros por empleo creado) y aunque admitió que los datos de paro son malos, se consoló con que “durante la pasada legislatura Galicia fue la segunda comunidad donde menos empleo se destruyó”. Fuera la calle estaba vallada para mantener a 200 metros de distancia de la institución a más de 2.500 obreros del naval. En un debate posterior, varios invitados del Bloque del sector de la cultura fueron expulsados de la tribuna de invitados por lanzar gritos desde la tribuna.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción