Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los olvidados de Roca en Alcalá

Testimonios de los trabajadores de Roca acampados en Alcalá contra el ERE anunciado por la empresa en su fábrica.

  • ANTONIO MAYOR FERNÁNDEZ: 46 años en la empresa. El más veterano, comenzó a trabajar en Roca con 14 años en 1965. Desde entonces nunca ha cambiado de empresa: “Es la mayor catástrofe que se ha cometido contra los trabajadores, porque hemos pasado muchas cosas y es una pena. Gracias a nuestro sudor, Roca se ha expandido por el mundo. Todo a nuestra costa”, explica este hombre que acaba de cumplir 61 años. “Ahora, sin esperarlo, nos enteramos de que cierran. Sin más explicación”.
    1ANTONIO MAYOR FERNÁNDEZ: 46 años en la empresa. El más veterano, comenzó a trabajar en Roca con 14 años en 1965. Desde entonces nunca ha cambiado de empresa: “Es la mayor catástrofe que se ha cometido contra los trabajadores, porque hemos pasado muchas cosas y es una pena. Gracias a nuestro sudor, Roca se ha expandido por el mundo. Todo a nuestra costa”, explica este hombre que acaba de cumplir 61 años. “Ahora, sin esperarlo, nos enteramos de que cierran. Sin más explicación”.
  • VICENTE MONTERO LÓPEZ: 39 años en la empresa. Mando intermedio en la sección de esmaltes, considera que Roca es como una familia: “Por eso estamos en shock y no podemos entenderlo”. Vicente explica cuál fue su sorpresa con la entrada de España en la UE: “Nos preparamos porque nos iban a quitar cuota de mercado. Pero Roca se abrió, y ahora resulta que es líder mundial. Tienen infinidad de centros, y les sobramos. Por eso nadie se esperaba este cierre, una decisión que atribuimos a la última reforma laboral”.
    2VICENTE MONTERO LÓPEZ: 39 años en la empresa. Mando intermedio en la sección de esmaltes, considera que Roca es como una familia: “Por eso estamos en shock y no podemos entenderlo”. Vicente explica cuál fue su sorpresa con la entrada de España en la UE: “Nos preparamos porque nos iban a quitar cuota de mercado. Pero Roca se abrió, y ahora resulta que es líder mundial. Tienen infinidad de centros, y les sobramos. Por eso nadie se esperaba este cierre, una decisión que atribuimos a la última reforma laboral”.
  • EUGENIO ALGAR GUTIÉRREZ: 43 años en la empresa. Comenzó a trabajar en Roca en 1970 con solo 16 años. Su padre, un emigrante jienense, también estaba empleado en la planta de Alcalá de Henares. Con una categoría de técnico de organización de tercera, trabaja en el acceso de personal y en la báscula: “Mis padres vinieron aquí porque había mucho trabajo. Pero trabajo con letras mayúsculas, porque era muy manual y requería mucho esfuerzo. Ahora han acabado con todo. Y todo el sufrimiento y el esfuerzo ha sido en vano”.
    3EUGENIO ALGAR GUTIÉRREZ: 43 años en la empresa. Comenzó a trabajar en Roca en 1970 con solo 16 años. Su padre, un emigrante jienense, también estaba empleado en la planta de Alcalá de Henares. Con una categoría de técnico de organización de tercera, trabaja en el acceso de personal y en la báscula: “Mis padres vinieron aquí porque había mucho trabajo. Pero trabajo con letras mayúsculas, porque era muy manual y requería mucho esfuerzo. Ahora han acabado con todo. Y todo el sufrimiento y el esfuerzo ha sido en vano”.
  • JAIME MORENO DE MATÍAS: 16 años en la empresa. Nacido en Alcalá de Henares, Jaime no concibe su vida sin la fábrica Roca de su ciudad natal, en la que entró por primera vez con 20 años. Su padre también ha trabajado ahí durante 33 años. “Mi familia ha vivido de nuestro trabajo en Roca”, afirma. Quizá por eso intentó en varias ocasiones entrar en la fábrica, pero no fue hasta el cuarto contrato cuando consiguió plaza fija. “Aún no me creo que Roca, tras más de 50 años en Alcalá, se vaya a ir. Si pasa, va a ser un palo muy grande”.
    4JAIME MORENO DE MATÍAS: 16 años en la empresa. Nacido en Alcalá de Henares, Jaime no concibe su vida sin la fábrica Roca de su ciudad natal, en la que entró por primera vez con 20 años. Su padre también ha trabajado ahí durante 33 años. “Mi familia ha vivido de nuestro trabajo en Roca”, afirma. Quizá por eso intentó en varias ocasiones entrar en la fábrica, pero no fue hasta el cuarto contrato cuando consiguió plaza fija. “Aún no me creo que Roca, tras más de 50 años en Alcalá, se vaya a ir. Si pasa, va a ser un palo muy grande”.
  • Iluminado Toro Marco, 8 años en Roca.
    5Iluminado Toro Marco, 8 años en Roca.
  • MIGUEL ÁNGEL MAYOR: 39 años en la empresa. Su padre, que fue el número 76 de Roca, falleció de una enfermedad laboral: “Se encargaba de limpiar los servicios con aguafuerte y lo hacía sin mascarillas. Tenía los bronquios destrozados”. Tiene 53 años y comenzó con 14 en Roca, donde ha permanecido toda su vida laboral. No es de los afectados, pero se aplica el dicho de las barbas del vecino. Su hermano y su primo también han trabajado en Roca.
    6MIGUEL ÁNGEL MAYOR: 39 años en la empresa. Su padre, que fue el número 76 de Roca, falleció de una enfermedad laboral: “Se encargaba de limpiar los servicios con aguafuerte y lo hacía sin mascarillas. Tenía los bronquios destrozados”. Tiene 53 años y comenzó con 14 en Roca, donde ha permanecido toda su vida laboral. No es de los afectados, pero se aplica el dicho de las barbas del vecino. Su hermano y su primo también han trabajado en Roca.
  • JOSÉ MARIANO MEDINA ALDARAVÍ: 39 años en Roca. Con 54 años, considera “muy lamentable” que les echen a la calle “por dos perras. Nos arruinan la vida, así de claro”, resalta este activo participante en la acampada. Mando intermedio de la sección de Orbis, vincula el liderazgo mundial de Roca al trabajo en España: “Y ahora quiere cerrar donde ha sacado más dinero. Esto es viable, tenemos infraestructura y conocimientos para seguir trabajando”.
    7JOSÉ MARIANO MEDINA ALDARAVÍ: 39 años en Roca. Con 54 años, considera “muy lamentable” que les echen a la calle “por dos perras. Nos arruinan la vida, así de claro”, resalta este activo participante en la acampada. Mando intermedio de la sección de Orbis, vincula el liderazgo mundial de Roca al trabajo en España: “Y ahora quiere cerrar donde ha sacado más dinero. Esto es viable, tenemos infraestructura y conocimientos para seguir trabajando”.
  • JOSÉ MARÍA ESTEBAN: 40 años en Roca. “Hemos tenido compañeros con silicosis, se ha llegado a trabajar con arcillas, con caolín”, explica José María, de 54 años, que entró en la firma en 1973: “Mi madre enviudó y Roca la contrató en 1963. En enero habría cumplido 40 años en Roca, toda mi vida”, especifica este trabajador cuyo primer empleo en Roca fue de botones encargado de repartir el correo: “Me lo conocía todo”. Ahora está en la oficina técnica.
    8JOSÉ MARÍA ESTEBAN: 40 años en Roca. “Hemos tenido compañeros con silicosis, se ha llegado a trabajar con arcillas, con caolín”, explica José María, de 54 años, que entró en la firma en 1973: “Mi madre enviudó y Roca la contrató en 1963. En enero habría cumplido 40 años en Roca, toda mi vida”, especifica este trabajador cuyo primer empleo en Roca fue de botones encargado de repartir el correo: “Me lo conocía todo”. Ahora está en la oficina técnica.
  • Rubén Villa, 6 años en Roca Alcalá.
    9Rubén Villa, 6 años en Roca Alcalá.