El Talía se convierte en símbolo del rechazo a la política cultural del PP

Teatres anuncia un millón en ayudas el día que la Plataforma protesta en la calle

Un momento de la concentración, este miércoles, ente el Teatro Talía de Valencia.
Un momento de la concentración, este miércoles, ente el Teatro Talía de Valencia.JOSÉ JORDÁN

“No a la mort de la cultura. No al tancament del Talía” fue el lema de la concentración y protesta convocada para la tarde de este miércoles en Valencia por la Plataforma Valenciana X la Cultura y el Observatori Valencià de les Arts Escèniques. El cierre del Teatro Talia, previsto para finales de año, el desmantelamiento de la instalaciones del Centro Coreográfico y el traslado de su personal, unido al “retraso injustificado en la convocatoria de las ayudas a salas y compañías de teatro, danza y circo”, son consideradas por el Observatori “como un atentado directo a la supervivencia de las empresas valencianas” que no hace más que “profundizar en la degradación y exterminio del sector escénico valenciano”.

Pocas horas antes de la concentración celebrada frente al Talía, la Consejería de Cultura anunció una orden de ayudas públicas al sector teatral por un montante global de 1.625.000 euros. En dicha orden ha reunido las ayudas destinadas directamente al sector (1.107.010 euros) y las destinadas a municipios para el fomento de la programación (517.990 euros).

No a las “medidas desproporcionadas”

La Plataforma Valenciana por la Cultura, de la que forman parte de la que forman parte asociaciones, colectivos y personas vinculadas a las artes escénicas y plásticas, la música, el audiovisual, el libro y la industria cultural en general, nació informalmente en otra concentración celebrada en el mes de junio ante la Delegación del Gobierno y contra la subida del IVA. Se presentó formalmente el mes pasado en el Teatro Olympia y ayer enseñó músculo frente al Talía, que si nada lo remedia, será dentro de unos meses un contenedor sin contenido teatral.

En la concentración de este miércoles, a la que asistieron representantes del PSPV, Esquerra Unida, Compromís y sindicatos, no solo se exigía la revocación del cierre del Teatro Talia, sino “la reversión inmediata de las medidas tomadas en los últimos meses”, como se recogía en el manifiesto leído por Nel·lo Gómez, miembro de la asociación de actores AAPV en representación de la Plataforma. Calificaban de agresiones a la cultura “medidas desproporcionadas” adoptadas por los Gobiernos autonómico y central, que “van más allá de los recortes y ajustes necesarios en tiempos de crisis”. De no producirse un cambio de rumbo, continuarán “con movilizaciones, acciones y reivindicaciones” para la “restauración de una política cultural democrática y de calidad”.

Entre las medidas enumeradas en el manifiesto destacaba el rechazo al holding Culturarts, que aglutinará distintos organismos y fundaciones culturales de la Generalitat y a la mayoría de las medidas que lleva aparejadas, como el desmantelamiento de la Filmoteca o “los eres políticos en instituciones culturales”. Se rechazaba el “secuestro de RTVV” y también la anunciada “supresión del Bachillerato Artístico”.

Tras meses de reclamar esas ayudas, María Ángeles Fayos, presidenta de la Associació Valenciana d'Empreses de Teatre i Circ, consideraba que “después de tanta demora, anunciarlas hoy parece un intento de quebrar la unidad mostrada por los distintos sectores culturales en una plataforma única”. Pero recordó que las reivindicaciones van más allá: “Lo que nos gustaría es nos llamaran a todos para trabajar consensuadamente por la cultura”.

Aparte de que estos incentivos han sufrido ya un recorte del 50% en los últimos años, la Plataforma, esgrime argumentos que afectan a todos. La subida del IVA cultural del 4 al 21% fue “el motivo inicial que nos aglutinó a todos”, en palabras de Manel Romero, secretario de la Associació d’Editors del País Valencià, miembro de la Plataforma.

Pero es que, sin salir del sector bibliófilo, hay muchas razones para el malestar cultural. Está la deuda del bonolibro, “que la Administración debía pagar en octubre de 2011 y que ha detraído 11 millones del circuito valenciano del libro” . En cuanto a las ayudas para libros de texto en Secundaria, “si la Consejería no ha pagado a las familias las ayudas de 2011”, se pregunta Romero, “¿cómo van a comprar ahora libros nuevos?”. Y son más de 20 millones de euros. Para remate, las ayudas a actividades de fomento de la lectura, bibliotecas públicas y el sector del libro, “se han suspendido este año”. Las ayudas directas a la edición de 2010 y 2011 están sin cobrar. Cifradas en 120.000 euros, están por debajo de la primera convocatoria, en 1985, dotada con 25 millones de pesetas, mientras en todos estos años, el número de editoriales se ha triplicado.

Cada sector podría argumentar quejas parecidas. Y todas confluyeron en la concentración ante el Talía, a la que asistieron un millar de personas, la mayoría de negro y muchas con velitas. Se convertía así en símbolo de las víctimas de la política cultural del PP, al que los asistentes dedicaron casi 10 minutos de aplausos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS