Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al ‘cole’ el día de la Hispanidad

Ocho ayuntamientos, siete centros de enseñanza y un CAP abrirán sus puertas el 12 de octubre

"No tenemos nada que celebrar”, alegan quienes se niegan a celebrar la fiesta nacional

El fervor soberanista que ha inundado Cataluña, especialmente desde la Diada, volverá a quedar patente este viernes 12 de octubre, día de la Hispanidad y fiesta nacional en todo el territorio español. Hasta siete centros de enseñanza, ocho ayuntamientos y un centro de atención primaria (CAP), así como otros organismos públicos y privados, abrirán simbólicamente sus puertas, a pesar de tratarse de un día festivo, como gesto de protesta en contra de dicha celebración.

Esta iniciativa surgió de varios centros educativos catalanes, como el IES La Llauna de Badalona, que expresaron su disconformidad a la hora de celebrar la festividad. Los alumnos de La Llauna emitieron un manifiesto, aprobado posteriormente por la dirección del centro, en el que expresaban su intención de asistir a clase el 12 de octubre “por coherencia”, alegando “el encaje totalmente imposible” de Cataluña junto al resto de España, después de que el Gobierno central “ignore y desprecie las aspiraciones catalanas”. “No tenemos nada que celebrar”, sentenciaban.

El resto de centros que han tomado decisiones similares han sido la Escuela Casals-Gracia de Manlleu (Osona), la Escuela de Arte Superior de Diseño de Vic, la Escuela Ridolaina de Montellà (Cerdanya), la Escuela San Jorge de Bonmatí de la Selva y la Escuela Joaquím Vallmajo de Navata (Alt Empordà). A todas ellas se les ha sumado la Universidad de Girona que, por iniciativa del Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC), compensará la huelga de mañana jueves yendo a clase el viernes, aprovechando la festividad del día de la Hispanidad.

Desde el Departamento de Educación han reconocido que desconocen qué centros abrirán sus puertas el próximo viernes, ya que no tienen la obligación de avisarles al tratarse de una decisión que “forma parte de la autonomía del centro”. Según fuentes internas, las escuelas “pueden abrir sus puertas para realizar actividades extraescolares”, siempre y cuando no sea para “hacer currículum”.

Los ayuntamientos se suman a la propuesta

Las instituciones educativas no han sido los únicos organismos públicos que no celebrarán el día de la Hispanidad. Ocho ayuntamientos catalanes también han anunciado que tendrán sus oficinas abiertas al público este viernes. Entre ellos, las localidades gerundenses de Viladamat y Celrà, gobernadas por la CUP, que han decretado el día laborable, intercambiando esta festividad por el 23 de abril, Sant Jordi, o el 9 de octubre, día de la Comunidad Valenciana.

Se les han sumado los ayuntamientos de El Brull, Calldetenes y Seva, todos en la comarca de Osona, así como los de Ripoll y Arenys de Munt, el primer municipio en acoger una consulta sobre la independencia. El último ayuntamiento en dar apoyo a esta iniciativa ha sido el de Sant Pere de Torelló, en Osona.

La negativa a celebrar la festividad del día de la Hispanidad también ha tenido su impacto en los Centros de Atención Primaria (CAP), concretamente en el de Sarrià de Ter, en Girona, donde una decena de trabajadores han confirmado que abrirán sus consultas e irán a trabajar. Jordi Taberner, médico de la institución y principal promotor de la iniciativa, ha reconocido que los motivos de su decisión han sido “puramente reivindicativos”. “No estamos de acuerdo en cómo ha degenerado la relación entre España y Cataluña. No pedimos nada, solo queremos ir a trabajar”, ha admitido Taberner.

Desde el Instituto Catalán de la Salud (ICS) han negado tener constancia de que otros CAP se hayan sumado a la propuesta del de Sarrià de Ter. Asimismo, otros organismos como Òmnium Cultural, la plataforma Escola en Català o la cadena de supermercados Bon Preu sí han confirmado que abrirán sus puertas.

“Deriva peligrosa”

Desde Ciutadans (C’s), el diputado Jordi Cañas considera que la decisión tiene una clara “connotación política” que pretende “señalar a quienes no se manifiesten en contra de los separatismos”. Cañas también apunta que se trata de “una deriva muy peligrosa que evidencia la locura existente en Cataluña de dividir a los ciudadanos entre catalanes buenos y malos” y lamenta que la Delegación del Gobierno no haya “tomado cartas en el asunto”.

Desde la CUP, en cambio, quieren mostrar su “pleno apoyo” a los comerciantes que abran sus tiendas el 12 de octubre y expresan que el día de la Hispanidad es “una festividad impuesta desde el Estado español” que busca “imponer una simbología que no tiene nada que ver con la nación y la cultura catalanas”. Convergència i Unió (CiU) ha declinado hacer declaraciones al respecto.