Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça renuncia a la Grada Jove

El club no puede cumplir con las condiciones que impusieron los Mossos d’Esquadra

Miembros aficionados radicales del FC Barcelona en un partido.
Miembros aficionados radicales del FC Barcelona en un partido.

El Futbol Club Barcelona renuncia a crear su grada de animación, que bautizó como Grada Jove, y pone fin a una de las promesas estrella del presidente Sandro Rosell. Al menos por ahora. En un comunicado oficial, el club sostiene que el proyecto está "bloqueado" porque no pueden cumplir las condiciones de seguridad que propusieron los Mossos d'Esquadra.

“A pesar de los esfuerzos de todas las partes y la rebaja de las pretensiones de los grupos de animación, las condiciones del proyecto presentado no han obtenido, hasta ahora, el beneplácito de los Mossos”, indica el Barça un breve escrito. El club ha salido así al paso de un comunicado del grupo Fanàtics, que lidera la postura de los aficionados en el proyecto, hecho público también este miércoles. En él, amenazaban con movilizaciones si no se desatascaban las negociaciones, que duran más de dos años.

Los Mossos elaboraron un documento con siete puntos a cumplir para evitar que la Grada Jove fuese la puerta de entrada de los violentos al campo. En primer lugar, pedían que Carles Vidal y Lluís Sabaté, ambos responsables de Fanàtics, dejasen de ejercer de interlocutores de los aficionados. Vidal, según fuentes de los Mossos, era el paraguas para los radicales. Asimismo, los Mossos pidieron “derecho a veto sobre los candidatos” a entrar en la grada. Ambos puntos no han podido ser garantizados, según esas fuentes de la negociación, aunque sí se aceptaron los requisitos técnicos (reconocimiento dactilar y fotográfico, entre otros).

En el análisis inicial de la lista de 900 candidatos para formar parte de la grada, los Mossos vetaron a 138 personas, miembros de los Boixos Nois —incluso de la facción violenta denominada Casuals— y con antecedentes policiales (de leves a graves). Entre ellos se encontraban personas como José Antonio Romero Ors, alias Jaro, que cumplió condena por el asesinato en 1991 del aficionado del español Frederic Rouquier. También constaba Josep Lluís Sureda, ex líder de los Boixos Nois.

Por todo ello, Mossos "desaconseja" la creación de la Grada Jove, aunque insisten en que la decisión última es del club, según fuentes de la policía catalana. Inicialmente, el proyecto contemplaba reservar unas 1.400 localidades del Gol Nord para aficionados y no aficionados. Más tarde se modificó por consejo de Interior, y se acotó solo a personas con carné.

La grada obtuvo el respaldo de la asamblea de socios del 24 de septiembre de 2011. Aunque el club se comprometió a sacarla adelante sólo con el aval de Mossos. “Ese ha sido su error”, ha lamentado Vidal en declaraciones a este diario. “Al menos ahora ya sabemos que no quieren hacerla. Ya les tocaba posicionarse”, ha seguido. Vidal tiene previsto reunirse ahora con los diferentes grupos de aficionados para decidir si toman alguna medida. Mientras tanto, pide que bien los Mossos o bien el Barça expliquen los motivos concretos por los que la polémica Grada Jove no verá la luz.

Más información