OPERACIÓN POKÉMON

Los investigadores constatan envíos de dinero al alcalde de Ourense

La juez dispone de fotografías y vídeos para sustentar sus imputaciones Rodríguez

Javier Reguera, responsable de la ORA en Lugo, se cubre la cabeza a su llegada a los juzgados de la ciudad para declarar.
Javier Reguera, responsable de la ORA en Lugo, se cubre la cabeza a su llegada a los juzgados de la ciudad para declarar.ELISEO TRIGO (EFE)

A medida que avanzan los interrogatorios judiciales de la Operación Pokémon, se acumulan las pruebas y las declaraciones inculpatorias contra los principales implicados mientras se producen más detenciones en cadena, como la del jefe de la Policía Municipal de Ourense, Abelardo Ulloa, y otro agente retirado de Lugo. Con estos dos arrestos se elevan a 15 los implicados en la trama de sobornos creada por el grupo Vendex para conseguir contratos de servicios con diversas administraciones. Fuentes de la investigación aseguran que en el sumario se recogen fotografías, vídeos y documentos que constatan envíos de dinero en metálico al alcalde de Ourense, Francisco Rodríguez, suspendido de militancia en el PSdeG.

La detención ayer del jefe de la Policía Local de Ourense está supuestamente relacionada, según las fuentes consultadas, con el contrato de la ORA y por haber favorecido a la empresa a través de su cargo. Además de los pinchazos telefónicos, los investigadores han aportado abundante material fotográfico y de vídeo que prueban cómo operaban los gestores del grupo Vendex para amañar contratos, tanto en los Ayuntamientos de Ourense y Boqueixón como en la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, durante el mandato del detenido Francisco Fernández Liñares, también suspendido de militancia en el PSdeG el pasado lunes. Precisamente las escuchas pusieron a los agentes sobre la pista de envíos de dinero en efectivo a través de servicio de mensajería. Uno de estos sobres que solían contener pagos en efectivo de 5.000, fue interceptado días antes de desatarse el operativo policía. El remitente de este sobre era Vendex y tenía destinatario.

Liñares gestionaba contratos para la compañía en distintos ayuntamientos

Los sobres empaquetados eran distribuidos desde la central en Galicia de la empresa Seur donde o bien se repartían desde allí o intermediarios y personal de confianza iban a recogerlo personalmente. Según estas pruebas documentales, el alcalde de Ourense es uno de los presuntos destinatarios de varios de estos envíos de dinero, según se desprende de diversas intervenciones telefónicas en las que se constatan los pagos. Además, el regidor socialista habría cobrado por los favores prestados a Vendex con adjudicaciones municipales con varios relojes, uno de ellos de oro valorado en 17.000 euros. El de la marca Rolex, cuya entrega al alcalde lo declaró uno de los administradores de Vendex en Galicia, puede que finalmente no lo haya recibido Rodríguez —quien niega con rotundidad que admitiese ese regalo— sino otra persona del Ayuntamiento o que no fuera de oro, aunque sí consta en los pinchazos que este regalo existió. De hecho, la juez Pilar de Lara le preguntó en el interrogatorio si tenía en su poder un Rolex de oro y el regidor contestó tajantemente que no. Según la declaración de los representantes de Vendex, el alcalde de Ourense recibió cuatro relojes de alta gama como regalo de la compañía, entre ellos Rolex, un Hublot y otro de la marca cubana Cuervo y Sobrinos. También se deduce de las conversaciones telefónicas que el alcalde iba a desplegar su influencia para conseguir empleos a cinco o seis personas a sugerencia de Vendex, aunque los investigadores todavía no han podido constatar si se consumó la maniobra.

La relación del alcalde de Ourense con empleados del grupo Vendex ha quedado acreditada a través de citas y reuniones que en los últimos meses fueron fotografiadas y grabadas por los agentes de Servicio de Vigilancia Aduanera que realizaban los seguimientos por orden de la juez de Lugo Pilar de Lara. Las imputaciones contra Rodríguez “no son suposiciones, todo está acreditado con indicios muy sólidos”, apuntaron fuentes de la investigación.

Con las pruebas contra el recién dimitido alcalde de Boqueixón, el popular Adolfo Gacio, queda suficientemente acreditado, sostienen las mismas fuentes, que existen contratos públicos viciados para favorecer a Vendex. Aunque todavía no se ha podido constatar que el regidor haya recibido a cambio dinero o regalos, como era el método habitual utilizado por la empresa, “hay actuaciones cuando menos raras para que no haya nada detrás”, señalan las mismas fuentes.

Más información
Pleno municipal para pagar a proveedores, entre ellos Vendex
Ocho meses consecutivos de pinchazos telefónicos
Los investigadores esgrimen pruebas de sobornos en cuatro municipios

Adolfo Gacio, al igual que otros implicados en la trama, es objeto de una investigación patrimonial, no solo de sus cuentas bancarias, también del registro de la propiedad. Los investigadores no descartan la existencia de propiedades en el extranjero aunque admiten que ni siquiera han comenzado a desarrollar estas pesquisas. En el pliego de condiciones de uno de los contratos firmado con Vendex que obra en el sumario, la empresa utilizó una compleja fórmula matemática para valorar sus méritos que ni siquiera llegaron a comprender los encargados de contratación, hasta el punto de que incluso llegaron a pedir una aclaración al respecto. A Gacio, que fue durante años un hombre de confianza del actual presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, se la ha impuesto la fianza más alta de todas, 10.000 euros, superior a la del alcalde de Ourense, de 6.000 euros. Fuentes de la investigación lo explican porque la juez entendió que en el caso de Gacio podía concurrir cierto riesgo de fuga.

En otro pilar de esta red de comisiones y tráfico de influencias se sitúa Fernández Liñares, expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y anteriormente concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Lugo, que, según todos los indicios, es uno de los hombres clave en todo el entramado. Liñares, en prisión desde la noche del lunes, cerraba contratos con Vendex a través de la Confederación, un organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, aunque también hizo de intermediario en distintos ayuntamientos a fin de lograr contratos para Vendex. Según publicó ayer el diario El Progreso, Liñares admitió ante la juez De Lara que recibía mensualmente un paquete con 3.500 euros de la compañía como remuneración por sus gestiones.

La declaración judicial de Lañres ha sido una de las piezas clave para destapar las prácticas presuntamente delictivas en la administración local como también lo han sido los propios implicados de Vendex, que en la mayoría de los casos han reconocido el pago de sobornos que prueban el cohecho y la prevaricación. Liñares ha implicado a un largo número de empresa de Lugo y Ourense en el pago de sobornos. Con todas estas nuevas informaciones sobre la mesa, los investigadores advierten de que las detenciones van a continuar en los próximos días. Ayer también declararon ante la juez dos personas vinculadas a Liñares, el empresario Manuel Santiso y el responsable de la ORA en Lugo, Javier Reguera.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS