Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOS

El padre de Cabacas acusa a Ares de esconderse e incumplir sus promesas

La abogada de la familia pide depurar responsabilidades “penales y políticas”

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, saluda a los padres de Íñigo Cabacas ayer, en el Ayuntamiento.
El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, saluda a los padres de Íñigo Cabacas ayer, en el Ayuntamiento.

“Ares nos prometió que iba a estar con nosotros, pero no ha sido así”. El padre de Íñigo Cabacas, el joven fallecido en abril tras recibir un pelotazo disparado por la Ertzaintza, cargó ayer contra el consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares. En declaraciones a los medios tras la concentración que el Ayuntamiento de Bilbao celebró en recuerdo de su hijo, Manuel Cabacas también agradeció el homenaje municipal, “aunque llegue un poquito tarde”.

El acto, celebrado a mediodía, reunió a más de medio centenar de personas en torno a las escalinatas del Ayuntamiento en el día en que se cumplían tres meses de la muerte del joven. Algunos asistentes portaban folios en los que pedían que no haya impunidad y “un modelo policial diferente”. Los padres de Cabacas, visiblemente emocionados, se situaron junto al alcalde, Iñaki Azkuna, y el resto de la Corporación —excepto los concejales de Bildu— durante los 10 minutos de silencio en que consistió el homenaje.

A la conclusión, el padre del joven pidió que se aclare el caso cuanto antes, —“por el bien de todos, incluida la Ertzaintza”— y acusó al consejero Ares de esconderse. Aseguró que no han sabido “nada” en estos últimos tres meses. Con la voz quebrada por la emoción, Manuel Cabacas quiso ensalzar la figura de su hijo —“una bellísima persona, incapaz de hacer daño a nadie”—, y agradecer el gesto del Consistorio. “Han reconocido que era justo y necesario hacer esto”.

Aunque “llega un poquito tarde”, la familia agradece el homenaje de Bilbao

El pasado mes de junio, la familia había criticado que el Consistorio no debatiera siquiera una moción —que las Juntas Generales aprobaron por unanimidad— en la que se lamentaban los hechos y se pedía su aclaración y la depuración de responsabilidades, al tiempo que se solicitaba que la Ertzaintza dejara de utilizar pelotas de goma.

El padre también dio las gracias a los asistentes, al Ayuntamiento de Basauri por homenajear a su hijo “antes que nadie” y “al pueblo de Bilbao, que ha estado con nosotros desde que estábamos en el hospital”.

La abogada de los Cabacas, Jone Goirizelaia, fue más lejos en sus críticas al departamento de Interior, y certificó que los padres piden que se depuren responsabilidades penales por la muerte del joven, pero “también responsabilidades políticas”.

Goirizelaia descalificó la versión de los hechos que Ares hizo pública en su día —“se ha visto que no es verdad”— y reclamó que se ponga toda la información disponible en manos de la juez que investiga el caso. “Que no se hagan trampas con los atestados ni se utilicen para reforzar la versión policial”. La abogada de la familia —que se ha presentado en el proceso como acusación particular— aseguró que los testigos han demostrado que la intervención policial “no era necesaria”, porque en el lugar de los hechos solo había gente celebrando el triunfo del Athletic.

Íñigo Cabacas falleció el 9 de abril, cuatro días después de recibir en la cabeza el impacto de una pelota de goma disparada por efectivos de la Ertzaintza, en lo que Goirizelaia calificó ayer como una “actuación desproporcionada” de la policía autónoma.

La letrada de la familia también denunció que todavía no haya resultados de la investigación, cuando “se ha dicho que hay 5 ertzainas destinados” a esclarecer el caso.

Al acabar el acto, los políticos asistentes no hicieron declaraciones, salvo Aitziber Ibaibarriaga, concejala de Bildu, que quiso aclarar la actitud de su grupo, que se situó al margen del resto de la Corporación durante el homenaje. Ibaibarriaga explicó que pretendían mostrar su desacuerdo con la postura municipal en el caso Cabacas. A su juicio, la concentración de ayer “llega tarde”.

El proceso judicial abierto por el fallecimiento de Íñigo Cabacas se encuentra aún en fase de instrucción, y hoy declararán los últimos testigos propuestos por la acusación.