Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez de Emarsa impone una fianza de 400.000 euros a la mujer de Cuesta

El exgerente de Emarsa pagaba las hipotecas de los inmuebles de Cristina Segarra

Ambos tenían separación de bienes

El juez que investiga el saqueo de Emarsa, la empresa que gestionaba la depuradora de Pinedo, la mayor de la Comunidad Valenciana, ha impuesto a la mujer de uno de los principales imputados, el exgerente Esteban Cuesta, una fianza de 400.0000 euros. A pesar de que Cuesta y Cristina Segarra están casados en un régimen económico matrimonial de separación de bienes, el magistrado titular del juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, Vicente Ríos, estima que Segarra ha "participado por título lucrativo" de los delitos investigados en la causa. El caso, que acumula ya 32 imputados, investiga el desvío de al menos 25 millones de euros en la empresa pública, que cerró con un agujero de 17 millones de euros.

Según el auto de Ríos por el que impone la fianza, el exgerente imputado, "respecto del que existen numerosísimos indicios de que se ha adueñado de importantes sumas de dinero" de Emarsa, desvió de sus cuentas "cuantiosos fondos a su mujer", durante el periodo de tiempo que se investiga.

El auto relata la compra de un solar y

varios inmuebles cuyas hipotecas se

pagaban con trasferencias de Cuesta

El juez llega a esta conclusión tras investigar las cuentas tanto de Cuesta como de Segarra, así como de la actividad profesional de esta. Según la investigación, la mujer de Cuesta solo recibió rentas como trabajadora por cuenta ajena durante los años 2004, 2005 y 2006. Cobró 19.936, 20450 y 21.182 euros respectivamente.Y Ríos estima que, "atendiendo a los ingresos anuales que percibía" Segarra, resulta evidente que su capacidad económica no le permitía afrontar la compra de varios inmuebles.

Así, consta que Segarra compró en 2005 un solar en Benimamet que vendió un año después por 150.000 euros. También ese año compró una vivienda en Valencia tasada en 502.856 euros, aunque escriturada en 275.970 euros. También reconoció ese día una deuda con un vecino de Benimamet por otros 150.000 euros. Y suscribió un crédito con Bankinter por 150.000 euros. Y compró una plaza de garaje por 24.000 euros.

Se cargaron electrodomésticos

y reformas en el piso a través

de proveedores de Emarsa

Y entre principios de 2006 y finales de 2010, se han ido transfiriendo "cuantiosísimas sumas" de cuentas de Cuesta a cuentas de Segarra, que en muchos casos coinciden con las letras de los créditos hipotecarios.

"Existen indicios fundados para considerar que estas transferencias e ingresos se realizaron por el señor Cuesta con la intención de beneficiar por título lucrativo a su esposa", esgrime el juez, aunque apunta la posibilidad de que Segarra desconociera "el origen presuntamente delictivo" del dinero. Sin embargo, decide imponer una fianza de 400.000 euros. Y si no la deposita al día siguiente de que le sea comunicada la decisión, se procederá al embargo de los bienes que sean necesarios.

El auto relata también la entrega de electrodomésticos, productos electrónicos y servicios de interiorismo realizados en la vivienda y cuyas facturas fueron cargadas a Emarsa, a través de empresas proveedoras de la empresa pública.

Más información