AYUNTAMIENTO DE MADRID

Los ediles de Madrid, dispuestos a negociar una rebaja de sueldos

UPyD fracasa al impulsar una reducción unilateral del 10% El PP deja la decisión en manos del Gobierno y del resto de partidos IU y PSM aceptan estudiar la medida

Caradura, irresponsable, demagogo… con estas calificaciones, y el voto unánime en contra, han descartado el Partido Popular (31 ediles), el Partido Socialista (15) e Izquierda Unida (seis) la propuesta presentada al pleno municipal por Unión Progreso y Democracia (cinco) para rebajar un 10% el salario de la alcaldesa y los concejales de la capital para dedicar ese dinero “a los que menos tienen para vivir”. “Nos estamos hablando de nuestro sueldo sino de nuestro ejemplo, de responsabilidad política con los ciudadanos”, ha defendido esta mañana el concejal de UPyD Jaime de Berenguer.

Según Berenguer, las retribuciones en la Administración local española “son dispares y en muchos casos desproporcionadas para la realidad del país, una verdadera barra libre”. “Ningún alcalde debería ganar tanto o más que el presidente del Gobierno, y ningún directivo municipal más que un alcalde, como ha pasado en este Ayuntamiento”, ha añadido, en referencia al contrato del director artístico del Teatro Español, Mario Gas, ya rescindido, que ascendía a 111.000 euros anuales.

Más información

La alcaldesa, Ana Botella (PP), gana 102.000 euros anuales, un salario establecido tomando como referencia el sueldo de un secretario de Estado. El vicealcalde recibe 98.000 euros; los miembros del Gobierno local y los portavoces de la oposición, entre ellos el de UPyD, David Ortega, 94.000 euros; los concejales de distrito, 92.000 euros; y el resto de ediles con dedicación exclusiva, 62.000 euros.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), gana 78.000 euros anuales; los ministros, 69.000 euros. El alcalde de Barcelona, Xavier Trías (CiU), que encabeza la lista de retribuciones municipales, 110.000 euros. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, tras evitarlo como gato panza arriba, relevó el pasado mes de septiembre que su salario asciende a 109.000 euros anuales; esta mañana se ha mostrado dispuesta a rebajarlo, aunque también ha hablado de reducírselo a los funcionarios.

El vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, muy serio, ha respondido a Berenguer: “UPyD no tiene la piel más sensible que los concejales de IU, PSM o PP, no tenemos una piel más dura que la de ustedes, lo que tienen ustedes probablemente es una cara más dura”. Villanueva ha recordado el recorte de salarios impuesto por el Gobierno central en 2010, en manos entonces del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, de un 10%, en la capital el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), convirtió en un 15% para él y lo concejales. “Eso nos permitirá ahorrar 18 millones de euros hasta el final de legislatura”, ha señalado.

El vicealcalde ha reiterado en cualquier caso la voluntad expresada por Botella de “atender a cualquier requerimiento del Gobierno”, si lo hubiera, para recortar los sueldos. “Tomaremos las decisiones que debamos tomar, en diálogo con el resto de grupos”, ha concluido Villanueva, no sin antes criticar “la política de escaparate, de gestos y fotos al que se reduce”, en su opinión, el discurso de UPyD. “Puede usted llamarme lo que quiera, si me insulta por defender algo justo me honra y satisface”, le ha replicado luego Jaime de Berenguer.

El líder municipal de Izquierda Unida, Ángel Pérez, ha abundado en la acusación de demagogia contra UPyD: “Con la que está cayendo, hablar de dinero y políticos… sólo falta hablar de sexo y estaríamos en Telecinco a las tres de la tarde”. Pérez ha recalcado que, en su opinión, “no son los salarios y las pensiones los culpables de la crisis”, y “nada tienen que ver los sueldos municipales con la prima de riesgo [hoy, desbocada, por encima de los 500 puntos], porque de la deuda pública sólo el 3% corresponde a los ayuntamientos, y en total es tres veces menor a la deuda privada, que es la verdadera causante de la crisis”.

En opinión de IU, el Ayuntamiento “no puede tomar una medida unilateral” de bajada de sueldos, “porque, por esa regla de tres, el mes que viene podría subirlos un 25%”. “Ese modelo es la república bananera de Ikea, el salario a la medida de cada uno”, ha añadido. “Si se plantea un debate sobre qué esfuerzo podemos hacer en materia social, yo le digo, de acuerdo, estudiémoslo, pactémoslo. Si usted dice bajar un 10% unilateral para dárselo a los bancos, no, no, no”, ha concluido.

El concejal socialista Diego Cruz ha criticado también la intervención de Berenguer: “Le pido que no me de clases, yo elijo mis profesores. Nuestra gente también sufre la crisis, lo conocemos, no hace falta que venga usted a decírnoslo”. “La población identifica a los políticos como una clase privilegiada corresponsable de la situación, lo comprendemos y nos preocupa el desprestigio. Desde la política deberíamos recuperar prestigio y no echar más leña al fuego. No entendemos que se haga una propuesta que parece más condicionada por esa coyuntura que por solucionar el problema”, ha añadido. En cualquier caso, ha concluido: “Ofrezcamos al Gobierno nuestra colaboración para diseñar un sistema de retribución más austero”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50