Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta contra un local de extrema derecha en El Clot

Un millar de personas se manifiestan y piden el cierre del Casal Tramuntana

La manifestación que recorrió ayer las calles de El Clot.
La manifestación que recorrió ayer las calles de El Clot.

Se inspira en la Casa Pound de Roma, quizá con la intención de seguir su estela y activar el movimiento juvenil de ultraderecha. El local de la calle de la Independència 333 de Barcelona, en el barrio de El Clot, pretendió contar con un cartel de lujo para su inauguración hace unos meses: Gianluca Iannone —fundador de la famosa Casa Pound de Roma y detenido por la policía italiana el pasado mes de enero a raíz de un tiroteo— y Gabriele Adinolfi, fundador del grupo neofascista Terza Posizione, que huyó de Italia por su implicación en el atentado de la estación de Bolonia, en 1980, en el que murieron 85 personas. La oposición que generó este anuncio entre grupos antifascistas y la detención de Ianone hizo que se cancelara el acto barcelonés.

Ayer, más de 1.000 personas, bajo el lema No queremos fascistas en El Clot, en Barcelona, ni en ningún lugar, se manifestaron para exigir el cierre del centro vinculado con la extrema derecha, el Casal Tramuntana, anteriormente llamado Militia.

Desde sus inicios, hace tres meses, el Casal Tramuntana ha difundido comunicados en los que acusa a los medios de comunicación de tergiversación. En uno de los escritos, este centro niega la vinculación con ningún partido político. Sin embargo, entre los inquilinos de este local figuran la número 10 de Plataforma per Catalunya (PxC) en las pasadas elecciones por L’Hospitalet del Llobregat, Rebeca Berenguer, y el número dos de esta lista, Alberto Sánchez, que fue agredido el pasado jueves por la noche en las inmediaciones del local. El colectivo reivindica el concepto del identitarismo, el cual consiste en priorizar las identidades étnicas.

Dos neofascistas italianos con antecedentes, invitados a la inaguración

Una de las prioridades del movimiento identitario, del cual participa el Frente Nacional francés de Marine Le Pen, es la lucha contra el liberalismo y sus manifestaciones del modelo económico, responsable de la crisis actual. Así se refleja en el blog del Casal Tramuntana: “Queremos que España brille más que nunca, que se imponga la justicia social frente a las desigualdades que propicia el sistema actual, que conserve su identidad, y la personalidad rica y diversa de las Españas, y que su herencia no se diluya ni por el bombardeo cultural de la potencia de turno gobernante, ni por los flujos migratorios impulsados por el sistema capitalista globalizante”.

Desde el distrito de Sant Martí se ha aprobado por consenso una propuesta institucional de rechazo al fascismo y el cierre del centro si no cumple con la legalidad. Al final de la manifestación de ayer, los representantes de la asociación Amical de Mauthaussen leyeron un manifiesto en el que mostraron su preocupación por el crecimiento de la ultraderecha en nuestro país. La marcha contó con las adhesiones de 70 entidades, entre las que se encuentran SOS Racisme, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), asambleas de indignados, los partidos ICV-EUiA, ERC y los sindicatos CC OO y UGT, que suscriberon el manifiesto.

La manifestación, que se desarrolló de forma pacífica, se celebró el mismo día en que se cumplía el 67 aniversario de la liberación de Mauthaussen: aquel día una pancarta en castellano saludaba la efeméride: “Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras”.