Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
'CASO EMARSA'

Un imputado declara que Emarsa pagó trabajos hechos a Emshi

el exedil Gimeno implica en el fraude a la entidad metropolitana controlada por el PP

El exoncejal Juan Carlos Gimeno, ante los juzgados de Valencia.
El exoncejal Juan Carlos Gimeno, ante los juzgados de Valencia.

Juan Carlos Gimeno, exconcejal del PP en Valencia y Paterna y exportavoz de la formación en la Diputación de Valencia, imputado por el saqueo de Emarsa, implicó este miércoles en el fraude a la entidad pública de la que dependía la depuradora. Se trata de Emshi (Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos), estructurada en una asamblea en la que están representados 51 municipios, en la que el Ayuntamiento de Valencia tiene un peso imponente y en la que el PP siempre ha contado con una abultada mayoría. Municipios como Albuixech y Alcàsser cuentan con un voto en la asamblea. El Consistorio de Valencia tiene por sí solo tiene 81, lo que le proporciona prácticamente la mayoría absoluta, tal y como consta en el acta de una sesión de Emshi de noviembre de 2010. Según declaró ante el juez, Gimeno facturó decenas de miles de euros a Emarsa que encubrían en realidad trabajos para Emshi.

El presidente de Emshi y por ello de Emarsa era Enrique Crespo, que dimitió en febrero como alcalde de Manises y vicepresidente de la Diputación de Valencia por su imputación en el saqueo de la depuradora. Juan Carlos Gimeno afirmó este miécoles ante el juez que cobró de Emarsa distintos proyectos realizados para Emshi. El más destacado fue el diseño de una nueva sede para la entidad metropolitana.

Según Gimeno, lo citaron varias veces en el Ayuntamiento de Manises y el encargo se lo realizó allí personalmente Crespo. El edificio iba a levantarse en el entorno de la ronda norte de Valencia y dos arquitectos se encargaron del desarrollo del proyecto. Gimeno presentó ante el juez la documentación que demostraría el encargo y los trabajos realizados. El acuerdo se habría alcanzado entre finales de 2008 y principios de 2009, y la indicación de que se lo pagaría Emarsa se la habría dado a Gimeno el exgerente de la depuradora, Esteban Cuesta, por orden de Crespo. A las reuniones también habría asistido Joaquín Juste, que sigue siendo gerente de Emshi.

Gimeno afirmó que la petición para que se encargara del diseño de la nueva sede fue tomada por Emshi “una vez que el anterior proyecto, el de los jamones, salió como salió”.

El exconcejal de Valencia se refería a la compra de un secadero de jamones que Emshi eligió para convertilo en su sede y que fue abortada en el último momento por el escándalo que generó. La entidad metropolitana iba a pagar 12 millones de euros por un edificio cercano al aeropuerto que no cumplía los requisitos que la propia Emshi había fijado y que pocos meses antes, en enero de 2008, la constructora Cleop había comprado por solo 7,2 millones, según publicó en su día Levante. El pelotazo de cinco millones de euros fue anulado después de que el alcalde de Godella, el socialista Salvador Soler, presentara un recurso.

El proyecto encargado a Gimeno tampoco vio la luz. “Se nos dijo que había 22 millones para hacer el edificio y después se nos dijo que no se podía hacer”, contó al juez según fuentes conocedoras de su declaración. No fue el único proyecto para Emarsa que habría pagado Emshi: Gimeno aseguró que también hizo una página web accesible, un proyecto llamado ágora del agua, periódicos digitales y cómics y juegos sobre el agua. Y que Emarsa sufragó “muchas cosas” más a la entidad metropolitana, como el montaje de expositores en ferias comerciales o los viajes de sus miembros a la Expo de Zaragoza de 2008.

Toda esta facturación la habría hecho a través de dos empresas de las que, según Gimeno, Emshi, que está personada como acusación en la causa, no habría querido aportar para evitar que salieran a la luz.

Gimeno insistió, por otra parte, en que su firma ha sido falsificada en varios de los contratos con Emarsa que constan en la causa.

El ente público intenta defender su buen nombre

Antes de que este miércoles el exconcejal del PP de Valencia Juan Carlos Gimeno disparara contra ella, la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) ya estaba preocupada por su nombre. Así lo prueba un extenso escrito presentado hace unos días al juez en el que reclama que la fiscal del caso deje de referirse a Enrique Crespo como presidente de Emshi —que lo era— y aluda a él, en cambio, como presidente y consejero delegado de Emarsa —que también lo era—, dado que sería en estas últimas condiciones en las que habría participado en el saqueo de la depuradora de Pinedo.

El abogado de Emshi apunta en el escrito que el pillaje en la sociedad pública fue obra de miembros de Emarsa y de la sociedad de la Generalitat que financia a las depuradoras, Epsar. Pero no de Emshi. Fueron sus funcionarios, afirma el letrado, quienes detectaron las irregularidades en el momento de la liquidación por quiebra de Emarsa, lo que permitió “que [el portavoz socialista en la entidad metropolitana] Ramón Marí y la propia Emshi ejercitasen acciones legales”.

La posición de Emshi en el caso siempre ha sido, sin embargo, difícil. Tras la presentada por Marí, la segunda denuncia de las irregularidades en Emarsa fue presentada por Emshi cuando Enrique Crespo todavía la presidía. En una paradoja más de este caso, hoy Crespo está imputado en la causa y acusado de graves delitos, entre otros, por la propia Emshi.

La entidad ha dado a entender que tras la marcha de Crespo su único objetivo es esclarecer todo lo ocurrido. Pero la declaración ante el juez del exedil Gimeno cuestiona que eso sea tan cierto.