Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadie puja por los solares que Metro quiere vender para ahorrar

La subasta de tres parcelas del suburbano por 6,3 millones queda desierta

Era una de las patas del plan de ahorro de Metro. El antiguo consejero de Transportes, Antonio Beteta, el nuevo (Pablo Cavero) y el consejero delegado de la empresa pública, Ignacio González Velayos, han comentado en varias ocasiones y sin mucho detalle que Metro tenía que vender parte de su patrimonio para ahorrar. Pero el intento se ha quedado en el camino.

La empresa pública sacó a subasta tres parcelas por 6,3 millones de euros por las que ninguna empresa ha pujado. El 2 de enero publicó las bases reguladoras con dos lotes que incluían los tres solares. Por un lado, una finca de 164 metros cuadrados entre las calles de Cardenal Cisneros y Olid, cerca de la plaza de Olavide, en el distrito de Chamberí y otro también en Cardenal Cisneros, de 310 metros cuadrados de extensión. Ambas salieron a la venta por 3.539.000 euros. El segundo lote, en la calle de General Ricardos (Carabanchel Alto), incluía una parcela de 8.000 meros cuadrados por 2.786.000 euros como precio de partida.

Los pujadores tenían que presentar sus ofertas antes del 20 de enero con un aval bancario por las fincas con fianzas de entre 83.580 y 189.750 euros (en el caso de optar por los dos lotes). Metro elegiría la oferta más alta entre los aspirantes en una subasta prevista el 31 de enero. Pero nadie se presentó, según confirma una portavoz de Metro, que señala que volverán a salir a subasta. La empresa pública considera que el precio, que fijó un tasador independiente, era “muy alto” y que el plazo que se había dado para presentar ofertas “era muy escaso”. Metro prepara una nueva oferta con un margen más amplio de al menos tres meses “para que las empresas puedan encontrar financiación”, según la citada portavoz. Aún no está fijada la fecha, pero en la nueva propuesta incluirán una zona comercial de 10.000 metros cuadrados en el distrito de Arganzuela.

La Comunidad de Madrid anunció algunas medidas para ahorrar costes y aumentar ingresos tras el traspaso de acciones del Ayuntamiento de Madrid, que dirigía la empresa pública con el Gobierno regional hasta el año pasado. El consejero delegado de Metro, Ignacio González Velayos, anunció el pasado diciembre en la comisión de Transportes de la Asamblea de Madrid propuestas para adelgazar el presupuesto de la empresa, previsto en 1.233 millones de euros para este año, casi 52 millones menos que en 2011. Anunció algunas propuestas, además de la subasta de propiedades, como cambios en la contratación de servicios, reducción del consumo energético, reorganizar al personal para reducir el coste de los alquileres (por los que Metro abona dos millones de euros al año, según la portavoz de la empresa), buscar opciones publicitarias – de las que el patrocinio que cambia el nombre de la estación de Sol por un mes es el primer ensayo – o el aumento de locales comerciales.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram