Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un banco renuncia a la subasta de un piso para no perder dinero

Banca Cívica desiste de ir a una tercera subasta para no tener que pagar a una morosa

La deuda de Mercedes Castro, de Barcelona, con la entidad es inferior al 60% del valor de su piso

Si se hubiera celebrado la puja, la entidad se habría visto obligada a pagar 56.000 euros

Mercedes Castro durante la protesta.
Mercedes Castro durante la protesta.

Banca Cívica no se ha presentado esta mañana a la subasta notarial de la vivienda de Mercedes Castro, de Barcelona, para recuperar el piso en el que vive y del que desde hace un año no puede pagar las cuotas de la hipoteca. Si se hubiera celebrado la subasta, la entidad bancaria habría tenido que pagar 56.000 euros a Castro, porque su deuda es inferior al 60% del valor de tasación del piso. Lo que ha ocurrido la mañana de este viernes, ha lamentado Castro, es fruto del cambio legislativo sobre las subastas notariales que aprobó el Gobierno español hace solo dos semanas: si antes en tercera subasta los bancos se podían adjudicar los pisos por un euro, ahora deben subastarse por un mínimo del 60% del valor de tasación, como en los procesos judiciales.

Como hicieron otros bancos y cajas, Banca Cívica recurrió en 2010 a la vía notarial por el colapso que sufre la justicia y porque esta vía permitía al sistema financiero adjudicarse viviendas por un solo euro en tercera subasta. Una "salvajada legal" lo calificó hace solo tres meses el secretario de vivienda del Gobierno catalán, Carles Sala, quien insistió en que por la vía judicial los bancos recuperan los pisos por el 60% de su valor. La presión de afectados como Mercedes Castro, canalizada por las Plataformas de Afectados por la Hipoteca (PAH), logró que los notarios consensuaran a finales de febrero impedir que los bancos se adjudiquen viviendas por menos del 60% de su valor de tasación, para que los afectados tengan las mismas garantías. El decreto De Guindos, de 10 de marzo, el que promueve el código de buenas prácticas para que los bancos se acojan a la dación en pago, lo convirtió en ley.

La convocatoria de la tercera subasta del piso de Castro ha convocado de buena mañana a una cincuentena de activistas de la PAH. Con sus carteles que rezan "Stop desahucios", han esperado a Castro en la calle. La subasta debía celebrarse a las diez. Un cuarto de hora después ha bajado a la calle acompañada de una representante de la plataforma, Eva Corredoria, quien, además, es abogada, y ha resumido así la situación: "Banca Cívica inició el proceso de desahucio por la vía notarial cuando se podía adjudicar el piso por un euro en tercera subasta, pero en el transcurso del procedimiento la ley ha cambiado y han desistido para no tener que pagar a Mercedes". El piso está tasado en 477.000 euros, el 60% de los cuales son 286.000; mientras la deuda que tiene con Banca Cívica es de 230.000. Total, 56.000 euros a su favor.

Castro está convencida de que Banca Cívica quiere "alargar el proceso, para que los intereses de demora aumenten e ir por la vía judicial con una deuda mayor". En un año, suma ya 20.000 euros de intereses. Después de la no subasta, la comitiva se ha dirigido a las oficinas de la entidad en la avenida de la Diagonal de Barcelona con la intención de solicitar hablar con el directivo que ha llevado su caso, para pedirle la congelación de los intereses y preguntar qué hará ahora la entidad. No les han recibido y han asegurado que el tema está en manos de abogados.

A preguntas de este diario, un portavoz ha respondido por escrito: "Banca Cívica no quiere que la clienta tenga que abandonar su casa, esa es la última opción, y por ello vamos a intentar todas las soluciones y alternativas posibles". Durante esta semana, el mismo portavoz alertó de que la entidad ofreció a Castro la dación en pago. "Sí, me la han ofrecido al final del proceso, cuando vieron que les salía a pagar en la tercera subasta", responde ella, y recuerda que antes incluso de la primera subasta ella solicitó la dación hasta en tres ocasiones, y, asegura, se la negaron.