Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig gana en la ciudad de Alicante, donde Alarte no logra delegados

El secretario general logra mayorías en las agrupaciones de Valencia y Elche

La ciudad de Alicante registró la noche del sábado el resultado más llamativo de cuantos se dieron en el proceso de elección de delegados para el 12º congreso del PSPV-PSOE. La agrupación, dirigida por una gestora que preside el diputado Ángel Luna, escogió a 27 representantes. Se presentaron cuatro listas, pero solo dos obtuvieron delegados. La que encabezaba Luna, del sector partidario del secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, no obtuvo representación, al no superar el 20%. Ganó la que encabezaba el concejal Manuel Marín, que consiguió 16 delegados, mayoritariamente partidarios de Ximo Puig, aunque también incluía a dos adscritos a otro candidato a la secretaría general, Manuel Mata. Impulsada por Ángel Franco, la lista fue apoyada por diversos sectores del socialismo alicantino. La otra lista que obtuvo representación, encabezada por Gabriel Moreno, era la del bloque que lidera la portavoz municipal, Elena Martín, que consiguió 11 delegados. Esta candidatura no ha decidido por quién se inclinará en el congreso. La lista ganadora consiguió 190 votos, por 123 la segunda, 76 la de Andrés Cremades, del sector de Francesc Romeu, que tampoco sacó delegados, y 72 la de Luna.

El fracaso en la ciudad enfrió la satisfacción de los partidarios de Alarte, que esperaban buenos resultados en el conjunto de la provincia de Alicante, tras la victoria en Elche de la lista auspiciada por el vicesecretario general Alejandro Soler. En la ciudad de Valencia, Alarte logró también la mayoría, mientras en Castellón ganó Puig y en Benidorm, Leire Pajín.

La mayoría de los delegados de la ciudad de Valencia al 12º congreso del PSPV-PSOE apoya al secretario general. Una vez concluidas las asambleas en las agrupaciones, de un total de 42 representantes, los partidarios de Jorge Alarte han obtenido 19 delegados, frente a 10 de los seguidores de Ximo Puig, siete de los de Francesc Romeu y seis de los de Manuel Mata.

En Elche, donde se escogieron 16 delegados, ganó también el sector de Alarte. María Teresa Sempere encabezó la lista del sector de Ximo Puig, y Emilio Doménech la de Alarte. La agrupación de Alejandro Soler, vicesecretario general del PSPV-PSOE, otorgó 10 delegados a los partidarios de Alarte, y seis a otra lista, con cinco de Puig y uno de Esperanza Socialista, plataforma que apoya a Manuel Mata.

En Castellón hubo dos listas, con los lermistas divididos, de manera que había seguidores de Puig en ambas candidaturas. De los 10 delegados a escoger, los partidarios de Puig lograron cinco, frente a dos de Alarte y otros tres de diversas posiciones, como la de Ciprià Ciscar.

La lista de 10 delegados que acudirá al congreso nacional del PSPV en representación de Benidorm estará encabezada por la exministra, Leire Pajín, y será monocolor. No hubo oposición. El episodio de transfuguismo que hizo posible la moción de censura en Benidorm en 2009, a la que Alarte se opuso públicamente, le ha pasado factura al secretario general. Su gestión no recibió ni un solo voto favorable. Cosechó 79 votos en contra y 17 abstenciones, sin apoyos. En general, el sector de Puig, como el de Mata en Valencia, ha promovido votaciones en las asambleas contra la gestión del secretario general.

Municipios progresistas

Por otra parte, L’Alternativa Progressista, plataforma de apoyo a Puig, planteó ayer en Valencia una propuesta municipalista que pretende crear una Federación de Municipios Progresistas al margen de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, aunque sin abandonar esta organización, para apoyar a los alcaldes del PSPV-PSOE. También plantea crear la Fundación Progreso Local para apoyar la labor de los grupos socialistas en la oposición. El exalcalde de Gandia José Manuel Orengo, el portavoz socialista en Valencia, Joan Calabuig, la diputada Ana Barceló y el portavoz adjunto en la diputación de Castellón, Josep Gisbert, defendieron la propuesta desde la convicción de que “el principal activo del PSPV-PSOE son sus alcaldes”.

 

Más información