Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejecutivo apuesta por que todas las instituciones contribuyan a la memoria

El Ejecutivo autonómico reconoce por primera vez a los cinco obreros fallecidos en Vitoria en 1976 por disparos de la policía

La consejera Idoia Mendia encabeza el acto de homenaje a las víctimas del 3 de marzo acompañada de los dirigentes de UGT y CC OO en Euskadi. Ampliar foto
La consejera Idoia Mendia encabeza el acto de homenaje a las víctimas del 3 de marzo acompañada de los dirigentes de UGT y CC OO en Euskadi.

El Gobierno Vasco ha homenajeado esta mañana, por primera vez, a las víctimas del 3 de marzo de Vitoria en un acto al que no han asistido representantes de la asociación de este colectivo ni de partidos y sindicatos abertzales, que han organizado sus propios reconocimientos a los fallecidos. El acto ha estado presidido por la consejera de Justicia y portavoz del Ejecutivo, Idoia Mendia, que ha considerado que las polémicas en Euskadi, tanto en relación a las víctimas del terrorismo como a las de abusos policiales, deben terminar y ha apostado por que las instituciones contribuyan al "relato de la memoria". Al ser preguntada por la tardanza del Gobierno Vasco en homenajear a los fallecidos el 3 de marzo y la división escenificada hoy en los actos de reconocimiento, la consejera ha respondido que no quiere entrar en polémicas con "connotaciones políticas" porque no sería justo con la memoria de las víctimas.

El acto del Ejecutivo de Patxi López ha consistido en una ofrenda floral en el monolito en recuerdo a estas víctimas, que está ubicado junto a la Iglesia San Francisco de Asís, en el barrio de Zaramaga, donde hace 36 años se celebró una asamblea de trabajadores que fue disuelta por la policía de forma violenta y que acabó con cinco trabajadores muertos y más de cien heridos. Junto a Mendia, han participado en el acto la directora de Derechos Humanos, Inés Ibáñez de Maeztu, y la asesora del Departamento, la exmagistrada Manuela Carmena. También han acudido los dirigentes de UGT y de CCOO de Euskadi, Dámaso Casado y Unai Sordo, respectivamente.

Con este acto el Gobierno Vasco ha querido dar un primer paso al reconocimiento de los trabajadores fallecidos y heridos durante la carga policial de 1976, en consonancia con el decreto que está elaborando para reconocer a las víctimas de abusos policiales entre 1968 y 1978, entre las que se incluyen las del 3 de marzo. La consejera de Justicia ha incidido en que este homenaje es un gesto del Gobierno Vasco y ha dicho que el objetivo del Ejecutivo, con el decreto que se está elaborando, es cerrar el ciclo de la memoria y resarcir a las víctimas que han sufrido vulneraciones de derechos humanos.

Por su parte, la asociación Víctimas 3 de Marzo, la izquierda abertzale de Álava, Aralar, Alternatiba, EA, con la presencia de su secretario general, Pello Urizar, y los sindicatos ELA, LAB, ESK y STEE-EILAS no han acudido a la ofrenda del Gobierno Vasco y han organizado su propio homenaje a las víctimas en el mismo monolito, pero a una hora diferente. Además,  estas formaciones participarán esta tarde en la tradicional manifestación que organiza todos los años la asociación en memoria de las víctimas y para exigir al Estado que repare los daños causados y esclarezca las responsabiidades de la acción policial.

La asociación asegura que las víctimas de la violencia ejercida por los aparatos de Estado han sufrido "muchas decepciones y agravios comparatvos", por lo que el acto del Gobierno Vasco "sólo sería creíble si los representantes institucionales asumieran un compromiso real de activar medidas" para lograr "la justicia y el reconocimiento que merecen los obreros asesinados y heridos en aquella matanza". La organización cree que el Gobierno Vasco tiene que pedir al Estado que reconozca el daño causado por sus aparatos policiales antes de realizar homenajes de este tipo.

Pello Urizar, en declaraciones a los periodistas, ha lamentado que algunas víctimas como las del 3 de marzo hayan sido "olvidadas" durante muchos años por "una importante parte del entramado político". "No podemos dejar a estas víctimas en el mero reconocimiento", ha manifestado tras reconocer, no obstante, que el acto del Gobierno Vasco supone "un avance" y exigir a "algunos partidos políticos" que también apoyen a este tipo de víctimas.

Al margen de estos dos actos, Ezker Batua también ha celebrado a otra hora diferente su ofrenda floral en el monolito de Zaramaga.

Más información