GALLARDÓN DEJA LA ALCALDÍA DE MADRID

Grandes aciertos, grandes errores

No es fácil resumir los más de ocho años de Ruiz-Gallardón al frente de la alcaldía. La tentación es criticar sin demasiada piedad a un rival político que ha sido bastante duro con UPyD en los seis meses en los que hemos coincidido en el Ayuntamiento. Sin embargo, eso sería tan sencillo como injusto.

Ruiz-Gallardón ha ganado cuatro elecciones consecutivas con mayoría absoluta, es un hábil orador y tiene experiencia y personalidad. En los ocho años que ha gobernado Madrid, la ciudad ha ganado en zonas peatonales, en su imagen nacional e internacional y en atractivo turístico. El centro se ha revitalizado, y los vecinos de los distritos del sur disfrutan ahora de un gran parque donde antes había una carretera. Los planes para Madrid de Gallardón siempre han sido ambiciosos, pero ese ha sido precisamente su mayor problema: los madrileños teníamos a veces la sensación de que más que tener grandes planes para Madrid, Gallardón tenía grandes planes para sí mismo.

Los madrileños teníamos a veces la sensación de que más que tener grandes planes para Madrid, Gallardón tenía grandes planes para sí mismo".

Porque Gallardón también deja una ciudad enormemente endeudada en la que sus vecinos soportan más presión fiscal tras el aumento del IBI y la reinstauración de la Tasa de Basuras, un Madrid donde proliferan edificios singulares muy caros y de necesidad más que dudosa (la Caja Mágica, el Palacio de Cibeles, el inacabado Centro Internacional de Convenciones…) al tiempo que se deterioran los servicios sociales: por citar un ejemplo, en el término municipal de Madrid tenemos lamentablemente el mayor asentamiento ilegal de Europa, la Cañada Real. Todo ello, con un estilo de hacer política viciado, en el que tras dieciséis años de mayorías absolutas la autocrítica brilla por su ausencia.

Escribía hace poco en este mismo diario Antonio Muñoz Molina sobre Madrid y su alcalde: “A quienes vivimos ahora nos vendría bien la humildad de considerar que nuestra tarea más honorable no es dejar la huella pomposa de nuestro capricho sobre todo lo que existe, sino trasladarlo en las mejores condiciones posibles a los que vengan detrás”. Algo de pompa es lo que le ha sobrado a Gallardón; algo más de humildad siempre es buena para todos. Personalmente, y desde estilos políticos muy distintos, le deseo de corazón lo mejor.

David Ortega es portavoz del Grupo Municipal de UPyD.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Las horas más bajas de los Tiburones Rojos del Veracruz, el equipo que olvidó ganar y cobrar

Diego Mancera México

El equipo de Veracruz suma su derrota número 40 en la Liga mexicana en medio de una protesta de los futbolistas por los impagos

Paridad en las ferias que vienen

Nosotras las escritoras, las editoras, las periodistas, las académicas, las mujeres en la industria del libro que buscamos la urgente paridad en los paneles, premios y jurados

10.600 espejos en el desierto de Atacama en Chile

Rocío Montes Calama

El país saudamericano construye la primera planta termosolar de Latinoamérica

EL PAÍS RECOMIENDA

Sepultados en tumbas de basura

José Ángel falleció solo pero con 3.544 amigos en Facebook. Historia de un enfermo de Diógenes

El europeo más fuerte sale en ‘Juego de tronos’

Hafthór Björnsson, La Montaña en la serie, consume 10.000 calorías diarias

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana