Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat avisa a los funcionarios que queda una semana para negociar recortes

Ortega vincula el acuerdo sobre el gasto de personal a la presentación de los Presupuestos

Joana Ortega, vicepresidenta de la Generalitat.
Joana Ortega, vicepresidenta de la Generalitat.

Después de cuatro convocatorias de la Mesa de la Función Pública y en vísperas a la quinta, que se reunirá mañana, la vicepresidenta de la Generalitat y consejera de Gobernación, Joana Ortega, ha advertido hoy a los sindicatos que las negociaciones sobre el recorte en el gasto de personal  no se pueden eternizar. No ha querido hablar de plazos concretos, pero ha recordado, en clara referencia a la presentación de los presupuestos de 2012 --previsiblemente la semana que viene--, que “el tiempo es limitado, se tiene que acotar, y en los próximos días se tendrán que ir tomando decisiones”. Ortega ha afirmado que además de la mesa de mañana hay margen para un quinto encuentro el jueves, pero no mucho más.

La Generalitat piensa apoyar el grueso de la austeridad de 2012 en el capítulo uno, el de personal y para ello ha presentado 19 medidas (9 coyunturales y 11 estructurales) para ahorrar 625 millones de euros en las retribuciones directas e indirectas de los 203.000 empleados públicos. Según el presupuesto vigente, su retribución suma 9.650 millones. Entre las medidas anunciadas, la más drástica y que provoca el rechazo frontal de los sindicatos es el despido de un número indeterminado de interinos. Para evitarlos, CC OO, UGT e IAC han planteado como alternativa la posibilidad que los interinos se reduzcan voluntariamente la jornada laboral, con el ahorro que supondría en salarios.

Los representantes de los trabajadores también se oponen  a cualquier rebaja salarial, que la Generalitat plantea aplicar en las pagas o beneficios sociales, porque han perdido, dicen un 20% de su poder adquisitivo en los recortes y congelaciones salariales que encadenan desde 2010. En señal de protesta, y sea cual sea el resultado de la mesa de mañana, los tres sindicatos presentes en la mesa han convocador protestas el miércoles por la tarde en Barcelona, Tarragona, Girona y Lleida.

CC OO, UGT e IAC consideran “inadmisibles” las medidas planteadas y aseguran que tratan de “desprestigiar a los empleados y los servicios públicos ante los ciudadanos”, al tiempo que responden que “hay alternativas”. Entre estas alternativas, los sindicatos han puesto sobre la mesa, además de las reducciones de jornada voluntarias para evitar despidos, la obligatoriedad de la jubilación a los 65 años, que las dietas se limiten al 5% del sueldo, acotar los cargos medios o las contrataciones externas.

El mayor avance registrado en los cuatro encuentros ha sido la reducción de la cuantificación global del recorte: el Gobierno redujo en la última reunión, el viernes, la pretensión inicial de 860 millones a 625. La diferencia se explica por la renuncia a eliminar, como el ejecutivo quería de entrada, los estadios de los docentes, cifrados en casi 300 millones de euros. Los estadios son unas pagas por méritos (como formación) que los maestros pueden pedir cada seis años y que pueden llegar a suponer mil euros mensuales de más en el salario de un docente veterano. La marcha atrás de la Generalitat consiste en que no eliminarán por completo los estadios, sino que solo congelarán los que se soliciten a lo largo de 2012.