OPINIÓN

Buena publicidad con protagonistas equivocados

El mensaje es el adecuado, pero los mensajeros no son precisamente los más acertados. Debían haber sido los principales representantes políticos del Estado los que dieran la cara