Columna

¡Estamos cerrados!

Un bar es un punto intermedio entre tu casa, la casa de otro y el lugar de trabajo, en el que recalas porque no aguantas estar demasiado tiempo seguido en ninguno de los otros sitios

Artículo bajo registro

¡Qué marcharse!, ¡qué apagarse!

Hay un tipo de absurdo con el que es imposible no alinearse, porque te parece que lo explica todo mejor y más rápido que la lógica

Telefonía

Última llamada desde la cabina

Un recorrido de la mano de creadores por aquellos días en que los teléfonos públicos cumplían una misión esencial en la comunicación. Al filo de la extinción, sirven de refugio de conversaciones clandestinas

La verdad sobre la ‘bala perdida’ de Burroughs

Se publica en España el libro en el que Jorge García-Robles reconstruye el tenebroso suceso en el que el escritor ‘beat‘ mató a su mujer en 1951

Sin bajar del autobús

El febrero de nuestra vida

En un puñado de días, Madrid y Barça jugarán tres veces entre sí, haciendo de la insistencia el secreto de la vida

sin bajar del autobús

El mundo según Nadal

En secreto, casi con vergüenza, nos escuchamos pensando que ojalá el duelo acabase rápido, porque de todas maneras acabaría mal

sin bajar del autobús

Llama al abogado

Ganar se vuelve algunos días un asunto sórdido, que obliga a descensos casi morales, aunque legítimos

sin bajar del autobús

Cómete los huevos fritos

¿Creyeron Illarra, Theo, Odegaard, quién sabe si Brahim, en el momento de firmar por el Madrid, que todo sería una fantasía pasajera?

sin bajar del autobús

La caída de los dioses

Leyendas como Nadal, Federer o LeBron James poseen apariencia de eternidad y es fácil pensar que los buenos tiempos con ellos no se van a acabar del todo nunca

sin bajar del autobús

El sueño de ser presidente

Ninguno quiso en su juventud dirigir un club, ni se preparó, pero acabó ahí. Sus historias son en algún sentido historias de fantasmas

sin bajar del autobús

Respetar al genio

En Madrid aún se le podía silbar a Cristiano Ronaldo, pero Messi está a salvo en Barcelona

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Harto de todo

En su peor momento de la temporada, a Isco le dio la espalda hasta el lenguaje

Sin bajar del autobús

Qué quedará del River-Boca

No fue una historia perfecta. Pudo serlo, pero algo descarriló. Ya tenemos edad para contentarnos con las cosas tal y como vienen. Nos ayudan a hacernos una idea más exacta y realista de la vida

sin bajar del autobús

Modric y las edades doradas

¿Alguien duda que Modric merezca el Balón de Oro? El fútbol y sus glorias han pasado demasiado tiempo olvidando a jugadores maravillosos

Sin bajar del autobús

El fútbol no sirve para nada

No te hace interesante, o listo, o rico, o atractivo. No te realiza ni colma. Nunca vi a nadie al que no le gustase el fútbol pagar por ello

sin bajar del autobús

Historia del empate

En una igualada las expectativas quedan aplazadas para una siguiente y tal vez mejor ocasión. Los bolsillos se quedan casi vacíos, pero aún no rotos

sin bajar del autobús

¿Qué será de Dembélé?

Hay un tipo de estrellas que tras el fulgor inicial caen a un sigiloso sin fin

Sin bajar el autobús

Bolt es bueno, pero...

El hombre más rápido de la historia, que aspiraba a convertirse en futbolista profesional, empieza a adivinar que todo resultó un infantil afán

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Efectos ópticos

Que conquistasen el título los de siempre, y que se clasificasen para disputar la Champions los mismos cada año, alentó el aburrimiento

AUDACES

El jubilado que construye una nave espacial en su jardín

sin bajar del autobús

El fantasma de Schumacher

El hijo del expiloto se proclamó campeón de Fórmula 3. En el aire siempre habrá Schumacher

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

El ‘crimen’ del entrenador

Es difícil afirmar que a un entrenador lo echan sus propios jugadores. Habría que demostrarlo, y entonces penetrar en el terreno de lo absolutamente sutil

Sin bajar del autobús

¡Esto no es fútbol!

La tendencia al disfraz se adivina también en las pequeñas decisiones, como el día que se empezó a exigir a los porteros que no se limitasen a serlo

sin bajar del autobús

Crisis, caos, hecatombe

Solo llevamos unos pocos partidos, y todos los grandes atravesaron una crisis. A veces dura un par de partidos, y a veces incluso medio

sin bajar del autobús

Empezar con dudas

En fútbol, un mal inicio funciona como un aviso contra la soberbia o el exceso de euforia

SIN BAJAR DEL AUTOBÚS

Bueno o buenísimo

Saúl y Asensio tienen juventud, calidad, y también espíritu aventurero para adentrarse en el área sin pensar qué van a romper

sin bajar del autobús

Pero si yo te amo

Solo a la vuelta de unas pocas horas de entrenamiento, en un sitio tan poco romántico como Las Rozas, Luis Enrique y Sergio Ramos se sintieron atraídos