Reportaje:

El emperador que quiso ser inmortal

Qin Shihuang unificó China y emprendió la construcción de la Gran Muralla. El primer emperador chino fue un tirano malvado que persiguió a los intelectuales, dictó leyes injustas y en su megalomanía feroz quiso ser enterrado como un faraón con su ejército de guerreros de Xi'an. Siglos después, Mao revalorizó su figura.

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada