La novela se echa al campo

Las historias comprometidas ya no hablan solo de política sino de una nueva forma de vivir codo a codo con la naturaleza sin olvidar la conservación del medioambiente