Exclusión, un nuevo "apartheid"