El relativismo

Damos por bueno no ofender sin que ello nos obligue a creer. Sabemos que no nos sirve ya, pero disimulamos

Artículo bajo registro

Poligamia o poliginia

Aunque conozcamos algún caso, nuestras sociedades no son poligínicas y hace mucho más tiempo que no son poligámicas

Artículo bajo registro

¿Seguid a la doncella?

Cuando una sociedad teme por sí misma, dos figuras, el Niño y la Doncella, comienzan a dibujarse en su horizonte

Artículo bajo registro

Amazonia: La selva-que-salva

La progresiva destrucción del pulmón de la Tierra nos obliga a pensar si la soberanía nacional puede anteponerse al bien común de la humanidad

Artículo bajo registro

Mujeres encerradas y varones travestidos

Los hijras de la India han sido declarados “tercer sexo”. Pero que nadie se dé en pensar que asistimos al elogio de la libertad: no se les concede otro modo de vida que no sea el vicio ajeno

Artículo bajo registro

Los seis sentidos: la compasión

Si vemos cómo se golpea a un niño, sentimos algo parecido al vértigo. Es el “sentido moral”, tal que la vista o los oídos

Artículo bajo registro

Votar

Tanto nos estamos acostumbrando a votar que corremos el riesgo de votar en unas elecciones como en un concurso

Demografía o historia

Si la humanidad fuera una especie natural como las demás, la historia no sería necesaria. Bastaría con las cifras

Un Aleph propio por compañía

El teléfono instaura una burbuja alrededor de cada persona, es un permiso de silencio, una marca del espacio privado

Cuidado con las palabras que terminan en “fobia”

El uso de ese elemento indica que se quiere ganar en la retórica lo que se sabe perdido en la argumentación

El conejo y la liebre

'Teoría de la clase ociosa' es uno de esos raros textos que nos convencen de la existencia de una inteligencia extrema

Democracia, religiones y feminismo

En todas partes está cursando la rebeldía de las mujeres contra las verdades patriarcales que las religiones defienden

Contra la ley de la gravedad

Los de abajo ven que su escaso dinero asciende a un empíreo del que ignoran casi todo. Allí se queda. Pero… ¿qué hace?

Una suma de almas

El Museo del Prado tiene lo que individuos concretos amaron, apreciaron y hasta, en algunos casos, capturaron

Tribunicios: los partidos que gestionan la indignación de la gente

En Roma los Tribunos de la Plebe se suponían portavoces de los deseos, y de la indignación de los de más abajo

Trajo con él la gracia

La autora destaca que Javier Muguerza poseía la "inmensa capacidad de poner de acuerdo a gentes que padecían una enorme orfandad de pensamiento en una España"

Si toda la humanidad habla con África

Para que haya democracia tendrá que haber feminismo básico

Hágase la luz sobre la ontología

La filosofía del siglo XX apuntó y no disparó al aire: muchos de los problemas de enjundia ontológica son solo asuntos del lenguaje

Vivir sin creer

Las geografías espirituales en que se desenvolvieron las vidas de nuestros ancestros se borraron de un plumazo

Revueltas, revoluciones… o ‘jacqueries’

Las revueltas, aparentemente amorfas, acaban teniendo líderes. Y éstos, un programa, político u onírico

La cultura de la queja

Entre la intelectualidad descalza corren con buena gracia los términos “fobia” y “eurocéntrico”

Sentido histórico

Considerarnos humanidad exige una Historia adulta que el discurso de la historia natural no puede hacer

Un mensaje al sentido común

¿Qué ocurre cuando la lengua contiene reglas que estorban su agilidad para relatar al mundo que ha cambiado?

La clase dirigente

La democracia actual padece una corrosiva defección de élites. Y la sufre por su derecha

Habitar un mundo sin carisma

Aún no oímos el ruido del populismo genuino, solo el berrinche de un electorado con ganas de dar una patada a la mesa

La gramática no es la vida

La lengua es compañera de lo que se produce en el tiempo. Ese cambio señalado está aquí. Supone la ciudadanía plena de las mujeres en paridad con los varones, con sus gajes y sus costos. La lengua habla, por tanto, muta

Una no, las dos

El telón se ha levantado porque la vergüenza ya no carga en las espaldas de las mujeres como antes. Muchas han cogido gusto a la libertad, que también consiste en que no te importunen, y han decidido creer en ella