Marcial Maciel, la amante y su hija

En su refugio mexicano, el fundador de los Legionarios de Cristo representó su última farsa: en un ambiente de oración, rodeado por su congregación, vivió parte del destierro junto a su hija y su amante. El periodista de EL PAÍS Jesús Rodríguez lo cuenta en un libro