Solans abandona por su total desacuerdo con la política de la Generalitat

El total desacuerdo con decisiones del consejero de Política Territorial, Pere Macias, y la falta de confianza son dos de las causas de la dimisión que ayer presentó Joan Antoni Solans como director de Planificación Territorial, cargo para el que fue nombrado en enero pasado. Ese nombramiento, que llevó aparejado su cese como director general de Urbanismo, ya provocó fricciones entre Macias, el propio Solans y otros cargos.

Pere Macias quiere relevar a Solans como máximo responsable de Urbanismo

Joan Antoni Solans, director general de Urbanismo, con 20 años de trayectoria en el cargo, ha hecho saber al consejero de Política Territorial, Pere Macias, que está dispuesto a marcharse a casa si le relevan de sus funciones. Macias lleva varias semanas tratando de componer una reforma del departamento que incluye fundamentalmente el relevo de Solans al frente de Urbanismo. El consejero ha ofrecido otros cargos a Solans, pero éste no desea perder el control directo sobre el área de Urbanismo.

La Carta Municipal arranca con la creación de la comisión de urbanismo

La subcomisión de Urbanismo, primero de los consorcios previstos en la Carta Municipal de Barcelona, celebró ayer su primera sesión y adoptó las primeras decisiones, además de dar vía libre al penúltimo trámite sobre el plan especial de Torre Vilana, en la ladera de Collcerola. Este plan tiene que servir para reducir la edificación prevista, de 56.000 metros cuadrados a sólo 24.000, "evitando que la ciudad trepe por la montaña", en palabras de Borja Carreras-Moysi, gerente de Urbanismo de Barcelona.