Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El ingenuo cabreado

Peces Barba sabía que era difícil hacerle caso a Joyce (“ya que no se puede cambiar de país, cambiemos de conversación”), pero trató de mantener una conversación sosegada en un país que ya lo perdió.