Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Genocidio armenio

El reconocimiento de los hechos de hace un siglo no debe hacer olvidar las actuales políticas de Erdogan. Llamar a las cosas por su nombre es un hecho de justicia. Y es un paso necesario para que Turquía sea verdaderamente democrática y moderna.