Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid se ahoga en Son Moix

Cuando el Madrid juega da la impresión de que todo lo que hace es incidental. Como no se encuentren por casualidad, sus futbolistas no funcionan. Se buscan entre perplejos y preocupados. Como si nadie los hubiera preparado para el fracaso, ni les hubiera dado un par de ideas inspiradoras. Los hombres se entregan, sufren, sobre todo sufren. Corren mucho a través de un campo que se les estira cada vez más.

Dos tiempos, dos equipos en Mendizorroza

Diez minutos tardaron los aficionados alavesistas en ocupar sus asientos en las gradas de Mendizorroza dentro de los actos de protesta contra el presidente del club albiazul Dmitry Piterman. Bajo la lluvia y ante los miles de asientos vacíos los jugadores de Alavés y Racing de Santander parecían secundar el plante convocado por las peñas del Alavés.

El Celta cumple ante un Cádiz sumiso

Espoleado por el listón de los 42 puntos, la línea imaginaria que entierra la amenaza de cataclismo, el Celta se quitó de en medio a un Cádiz sumiso que enseñó tímidamente las uñas durante los primeros 15 minutos y luego aceptó su inferioridad hasta el pitido final.

Reportaje:GRANDES REPORTAJES

Nueva Orleáns, seis meses después

Cerca de 1.500 muertos y 3.000 desaparecidos. Barrios enteros destruidos y miles de personas desplazadas. El huracán Katrina dejó Nueva Orleans arrasada. Seis meses después, la voluntad de recuperarse de la tragedia marca el espíritu de quienes lo perdieron todo. El próximo martes de carnaval será una oportunidad para demostrar que la vida sigue.

Reportaje:

Peces en ríos revueltos

Pero mira cómo viven los peces en el río… En España, fatal. De las 70 especies catalogadas, 20 son introducidas. Y entre las 50 autóctonas, 41 sufren alguna amenaza: invasión de especies exóticas, destrucción del hábitat, contaminación. Son los grandes olvidados de la fauna en peligro.

Entrevista:

Bunbury, del circo al zen

Mil conciertos, 4,5 millones de discos. De repente, crisis y 'espantada'. ¿Qué pasa por la cabeza de un músico de éxito para decidir 'desaparecer'? Enrique Bunbury ha decidido hablar. Cuenta su cansancio y necesidad de vivir sin exponerse en un escenario.