Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El señorito faltón

Este caballero esgrime armas propias: la brillantina y el ripio. Si comparan una película de Mariano Ozores con un artículo de Ussía, dirán: "¡Qué finura la de Ozores, qué elegancia, qué sofisticación!"