Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vestidas para ejercer el poder

La primera dama Melania Trump toma lecciones de estilo de su homóloga en la ficción, el personaje de Robin Wright en ‘House of Cards’

Robin Wright, como Claire Underwood en una escena de la serie 'House of Cards' y, a la derecha, la primera dama Melania Trump el pasado mayo.
Robin Wright, como Claire Underwood en una escena de la serie 'House of Cards' y, a la derecha, la primera dama Melania Trump el pasado mayo.

¿Está Melania Trump tomando lecciones de estilo de Claire Underwood, la primera dama de la serie  House of Cards? Eso insinúan Vanessa Friedman, la influyente crítica de moda de The New York Times, y otras publicaciones que han encontrado parecidos razonables entre los roperos de ambas.

Al personaje de Robin Wright, desde luego, jamás lo cazarían con un abrigo con cientos de aplicaciones multicolor como el que llevó Trump en Sicilia —la pieza de Dolce & Gabbana levantó polémica por su precio, unos 46.000 euros—, pero en esa misma gira internacional la reciente inquilina de la Casa Blanca sí llevó varios trajes con el sello Underwood. Partió en el avión presidencial con una falda tubo de piel color caramelo de Pierre Hervé y un jersey blanco ceñido que cumplía con todas las prescripciones del estilo House of Cards: sastrería, líneas limpias, tonos discretos y un corte que implique cierta marcialidad, indicando que la ropa se está usando como armadura y no como campo para la creatividad, a lo Michelle Obama. Ambas, Claire y Melania, se refugian en la marca Michael Kors cuando quieren demostrar que controlan la situación y las dos tienen una obsesión con enfatizar la cintura. En el caso de Trump, colocando maxicinturones por encima de casi todo lo que se pone, ya sean abrigos o vestidos de noche.

Melania Trump, con el abrigo de Dolce&Gabbana, el pasado mayo en Sicilia.
Melania Trump, con el abrigo de Dolce&Gabbana, el pasado mayo en Sicilia.

En realidad, las similitudes entre ellas empiezan y acaban en la moda. Melania Trump tiene escaso interés en el poder, incluso el simbólico que le toca como consorte. Hace unos días se mudó a la Casa Blanca con su hijo Barron, de 11 años, y ha tenido que repetir en varias ocasiones que lo hace “muy ilusionada” para disipar la sensación de que la han arrastrado allí. Sigue sin concretar en qué áreas centrará su trabajo como primera dama de EE UU y cuenta con un equipo menor que el de sus predecesoras. Por el contrario, a la protagonista de House of Cards no le interesa otra cosa que no sea el poder. Terminó la cuarta temporada como candidata a la vicepresidencia, formando dúo electoral con su marido, y durante la quinta, que Netflix colgó completa hace unos días, conserva su sed de mando. Sin caer en el spoiler, se puede decir que Claire se enfrenta a cambios que se reflejan también en su vestuario. Menos faldas de tubo y más pantalones de pernera ancha.

Sin abandonar las camisas blancas entalladísimas y los vestidos sin mangas —tic que el personaje comparte con Melania—, la directora de vestuario Kemal Harris ha incorporado un aire “militarista”, según explicó a Los Angeles Times. Eso implica escotes más cerrados y botones en fila. El vestido más representativo de ese nuevo estilo, en dos tonos de azul y con dos largas hileras de botones —como muchas otras piezas del vestuario—, lo hizo a medida la propia Harris. “Usaría la palabra ‘dictador’ porque es así como Claire se ve cuando se mira en el espejo. Ella es así, aunque los demás no lo comprendan del todo”, explicó. Aún así, Underwood resulta manipuladoramente sexy. “Lo es incluso cuando está completamente cubierta”, cree Harris, que se incorporó a la serie por deseo de Robin Wright, a quien viste fuera de la pantalla. “Aunque lleve pantalones no es un estilo aburrido. Son de pierna larga y los lleva con una blusa o un jersey de cuello alto. Usa su imagen para desarmar o confundir a sus enemigos porque todo lo que lleva se ha ajustado a su medida hasta el último centímetro”, añade. Los colores que luce en esta temporada, verde oliva, azul marino, negro y burdeos tambiénreflejan un estado de batalla permanente.

La actriz Robin Wright, caracterizada como Claire Underwood, en un capítulo de la última temporada de 'House of Cards'.
La actriz Robin Wright, caracterizada como Claire Underwood, en un capítulo de la última temporada de 'House of Cards'.

Sin llegar a esa rigidez, Trump, que hasta ahora vestía con un estilo más cercano a Palm Beach que a Washington, también ha incorporado las chaquetas abotonadas y los abrigos estrictos a su vestuario y, al contrario de Michelle Obama, parece huir de los estampados. Curiosamente, en la última entrega es Underwood la que parece tomar apuntes del estilo de Trump, con un vestido de connotaciones mucho más suaves en el mismo azul bebé que la primera dama llevó en la toma de posesión. Eso sí, el peinado, corto y con una onda frontal que quiere invocar una estudiada relajación, es puro estilo Hillary Clinton.