Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ICOUL

¿Qué es el paisaje urbano?

A medio camino entre el urbanismo, arquitectura y ciudadanía, este concepto aún está por definir.

Acto de presentación, ICOUL 17. Ampliar foto
Acto de presentación, ICOUL 17.

El pasado 12, 13 y 14 de junio tuvo lugar en el CaixaFòrum de Barcelona el 2º Congreso Internacional de Paisaje Urbano, recogiendo el testigo de la primera edición, celebrada en Sao Paulo en 2015.

Alrededor de 250 profesionales procedentes de Colombia, Islandia, Austria, Dinamarca, Cuba, Argentina, México, Italia, Brasil, España, entre otros, asistieron a las conferencias y sesiones alternativas en las que el lema principal del evento fue ‘La ciudad es la gente’.

Durante las jornadas se debatieron temas de suma importancia para las ciudades, tales como la colaboración público-privada, la gestión y la comunicación, la proyección de la imagen de la ciudad (entendida como marca), el derecho a la ciudad, así como también la revalorización del patrimonio.

Con una participación institucional elevada y una pequeña representación ciudadana -como asociaciones de vecinos, colectivos, grupos artísticos y culturales, grupos de investigación, profesionales independientes… - el congreso fue adquiriendo, con el paso de los días, un tono ligeramente político teniendo en cada panel la representación de una alcaldía, diputación u otra entidad gubernamental.

Verdaderamente, el paisaje urbano tiende a quedarse en el olvido y hay muchas maneras de entenderlo y apreciarlo. Así entonces, ¿qué entendemos por Paisaje Urbano?

Josep Armengol, subdirector general de Acción Territorial y Hábitat Urbano de la Generalitat de Catalunya, expresó claramente que hay una tendencia en confundir el espacio público y el paisaje urbano: ‘el espacio público es el resultado material en la que el componente cultural ha dominado y el paisaje urbano es el resultado mental establecido en las personas’.

Según World Trade Technical Consulting (WTTC), asesoría en implementación de planes, campañas de paisaje urbano y City branding: ‘el paisaje urbano es un bien público de interés municipal, conectado con el urbanismo, el medioambiente y la urbanidad, capaz de estructurar a la ciudadanía en torno a una imagen urbana que crea marca y genera orgullo en la ciudad’.

Joan Clos, como director ejecutivo de UN-Habitat, aseguró en el acto inaugural que ‘el paisaje urbano no se hace por instintos, se hace por política’ y puso en énfasis su gran interés en las ciudades porqué involucran cultura, capacidad de negociación y liderazgo.

Cabe mencionar también que, por primera vez, la Nueva Agenda Urbana ha reconocido el paisaje urbano como uno de los facilitadores de la función social y económica de la ciudad, por este motivo UN-Habitat tuvo un especial protagonismo dentro del congreso.

Josep Roig, secretario general de UCLG, entiende el paisaje urbano más como entidad, patrimonio y sociabilidad. En su exposición se vio reflejada su preocupación en el manejo de la ciudad ya que hay un desequilibrio de poderes que tienen que ser re-direccionados a favor de los gobiernos locales.

Y, en la misma dirección, Jordi Hereu, ex – alcalde de Barcelona (2006-2011) y actual asesor en ciudades, centró su ponencia recalcando la importancia de tener un ‘proyecto de ciudad’ para fortalecerla en todas sus dimensiones.

Hereu puntualizó que las ciudades necesitan desarrollarse como proyecto de sus ciudadanos y mencionó que, sin proyecto, es cuando emerge la preocupación por el paisaje: ‘En gran parte del mundo, el paisaje no importa; y eso es por qué no hay proyecto de ciudad’.

Según el ex – alcalde, solo le interesan los espacios colectivos, independientemente si estos son propiedad pública o privada, ya que la base de todo, asegura, es la gente. Por lo tanto, desde el punto de vista de gestión del paisaje urbano, lo importante es el grado y uso en cómo las personas se relacionan con los espacios.

Con el eslogan principal del congreso, ‘la ciudad es la gente’, no cabe duda de que cada ciudad se percibe a través de su paisaje urbano. Y, actualmente, gran parte del problema que confrontan las urbes, en cierto sentido, es que las ciudades han dejado de ser para la gente. ¡Justamente, la razón de ser de las ciudades!

Joan Casadevall arquitecto del Gabinete del Color, expresó la problemática del éxito del branding en el patrimonio, el cual ha derivado a su destrucción tanto física como mental en los habitantes del lugar. En un diálogo con Jorge Negrete, presidente de la Fundación Rescate y Recuperación del paisaje urbano en México y Joan Closa, responsable del Servicio de Patrimonio Arquitectónico Local de la Diputación de Barcelona, se llegó a la conclusión de que el patrimonio es la memoria del lugar y sus gentes, trascendiendo mucho más que la forma cromática de un edificio.

En la actualidad, el patrimonio está sujeto a la mercantilización y, a pesar de que tiene que ser utilizado, se tiene que permitir no caer en el abuso de este para su adecuada conservación, uso, y mantenimiento.

Dentro del contexto latinoamericano, y tal como explicó la arquitecta peruana Sara Madueño, el paisaje urbano se ha supeditado a la dinámica de la ciudad caótica.

El mensaje publicitario que acompaña a la vorágine del automóvil ha convertido a la persona en cliente, en vez de ciudadano. La combinación de ambos absorbe la concentración del ciudadano y el paisaje urbano queda minimizado, tapando la belleza tanto de la arquitectura como de otros elementos del paisaje.

El paisaje urbano se va menoscabando en las propiedades de las cualidades al que pertenece. Y, precisamente en Latinoamérica hay el reto de conquistar el espacio público y recrear el paisaje urbano, para hacer del espacio público la extensión de la vivienda. Así es, como asegura Madueño, como fue originalmente concebida la ciudad.

Estamos hablando de que el paisaje urbano es todo aquello intangible que nos rodea y, en cierta manera, es creado sin quererlo por los habitantes del lugar. Así lo destacó también la colombiana Nadime Yaver, de la Defensoría del Espacio Público, reiterando que ‘el paisaje urbano es donde convergen los espacios construidos y naturales, donde las personas se reconocen como ciudadanos’.

A mi entender, el paisaje urbano es la piel de la ciudad; las acciones urbanas son fundamentales ya que son las que revitalizan el paisaje, refuerzan su identidad, realzan el patrimonio y, a la vez, elevan la calidad de vida de la población.

Este encuentro sirvió para aclarar, debatir y nutrir el concepto de paisaje urbano, muchas veces, olvidado y tan necesario para favorecer un mejor entorno urbano. Y es que, cada ciudad es distinta; cada una tiene su propio paisaje definido y al fin y al cabo, esto es responsabilidad de los habitantes del lugar ya que, sin planificarlo, son los que definen, moldean y generan el paisaje urbano.

Más información