Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acupuntura urbana

Chamberí Zona 30 está experimentando para mejorar la movilidad sostenible con iniciativas como el cierre al tráfico de Galileo

La calle de Galileo de Madrid cortada al trafico de coches.
La calle de Galileo de Madrid cortada al trafico de coches.

Cuando en 2008 se anunció la peatonalización de la calle de Fuencarral, hasta entonces siempre atestada de tráfico, los propietarios de algunas tiendas criticaron que la medida supondría una bajada en sus ventas y los vecinos se quejaron de que la iniciativa “llenaría la zona de prostitutas”. Hoy, el flujo peatonal ha convertido la vía en una de las más deseadas por los comerciantes y sería difícil encontrar algún vecino partidario de revertir la situación.

De la misma manera, Chamberí Zona 30 está experimentando para mejorar la movilidad sostenible. Si en mayo se redujo el tráfico en la calle de Vallehermoso, el lunes se puso en marcha dEspacio Galileo, que ha cerrado a los coches un tramo de 60 metros de esta vía (entre las calles de Fernando Garrido y Meléndez Valdés). A diferencia de las supermanzanas de Barcelona —un plan para reducir el tráfico en todo el Ensanche—, esta iniciativa quiere ser acupuntura urbana, al estilo de la teoría aplicada en zonas depauperadas de Curitiba (Brasil) y Medellín (Colombia).

Se trata de acciones puntuales para cambiar la dinámica de una calle o un barrio, vinculadas a la zona en la que se hacen y que tratan de mejorar el espacio urbano. Por eso, se va a hacer en lugares donde hay equipamientos cercanos. “La idea es que este trozo de la calle se convierta en una plaza que sirva como antesala al centro cultural Galileo y a los jardines de José Luis Sampedro. Más adelante, según la experiencia de los vecinos, veremos si la calle se vuelve a abrir al tráfico, o se cierra, o se convierte en parte de los jardines”, explica Pablo Fernández, asesor del distrito de Chamberí.

La vía, cerrada al tráfico de los vehículos, estará abierta a las bicicletas, piedra angular de la movilidad sostenible según el Consistorio. Veremos si, dentro de un año, los vecinos han hecho suyo el espacio y se han acostumbrado a ver jugar ahí a los niños o prefieren volver a transitarlo en coche.

Más información