Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela

Nunca hay que subestimar los daños que genera un poder político que no se ajusta al Estado de derecho. Es patético ver los desesperados gritos del silencio de miles de venezolanos que tratan de no resignarse a perder todo en manos de un poder militarizado que a su vez cuenta con el apoyo del régimen castrista. El próximo 5 de julio, Día de la Independencia de dicho país, vayamos los ciudadanos de toda América a las respectivas sedes de las embajadas de Venezuela con una vela encendida a solidarizarnos con su dolor y con sus anhelos de libertad.— Carlos Sanguinetti. Buenos Aires (Argentina).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.