Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ikea is the 'new black'

Su versión en forma de las sneakers Yeezy es el último capítulo en el culebrón sobre la bolsa multiusos Frakta. ¿Llegará a nuestro armario?

Ikea

Un bolso de piel de dimensiones titánicas ha desatado la última sátira contra la moda. El siempre provocador Demna Gvasalia, director creativo de Balenciaga, es el autor de esta totebag cuya polémica reside en su gran parecido con un clásico de Ikea: su indestructible bolsa Frakta. Tamaño casi idéntico, mismo azul eléctrico y con doble asa.

Eso sí, su precio (50 céntimos) dista un "poquito" del de la casa francesa, de 1.700 euros. Una diferencia que no tardó en ser carne de memes y que Ikea se ha encargado de alimentar elegantemente con una campaña informativa para distinguir a la original: su material cruje (no como la piel buena), es multifuncional (puedes meter dentro hasta una equipación de hockey) y con un manguerazo la dejarás como nueva cuando se ensucie.

My corset is on @knotsmagazine 🙌🏻 styled by @slviag 📷 @lauragarciaphotography #ikea #ikeabag

Una publicación compartida de Sara Iglesias (@hollydots) el

Aquí todas las reinterpretaciones de Ikea

A partir de ahí, bajo el hashtag #frakta se ha gestado una guerra creativa en redes sociales por reinterpretar esta icónica bolsa. Desde gorras y chubasqueros hasta tangas o bozales humanos. El más original, el corsé con el que la española Sara Iglesias ha ganado el premio Prospect Design 2017. ¿La última locura? Las Ikea Yeezy Boost, reinterpretadas por Mache Custom Kicks. Mi consejo: sea el primero y lleve una fraktaprenda antes que nadie.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información