Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quién es la enfermera que atiende a tu hijo en el centro de salud

En consulta no atienden a un niño, sino que cuidan de toda la familia y su comunidad. El pequeño no es un ser aislado

Quién es la enfermera que atiende a tu hijo en el centro de salud

Hace unas semanas, mi buena amiga Blanca Selles, publicaba en El País “Acabo de parir... y ahora, ¿quién me cuida a mí?”. En el artículo, Blanca explicaba la acogida que realizamos las enfermeras de familia a unos padres recientes, y lo que vemos, y sentimos, cuando os atendemos. En esta entrada, a mí me gustaría explicar quién es esa enfermera que os atiende en el centro de salud.

Creo que debo declarar mi conflicto de intereses antes de que sigáis leyendo. Soy diplomada dniversitaria en Enfermería por la Universidad Autónoma de Madrid, máster oficial en Bioética, especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria, doctorada en la Universidad Autónoma, responsable de Enfermería del centro de salud Arroyo de la Vega del servicio madrileño de salud, presidenta de la Asociación de Enfermería Especialista Titulada, ASENEST, y madre de dos hijas pequeñas, una de las cuales fue operada “a corazón abierto” hace un año.

El médico de mi hij@

Para ayudar a los padres en la tarea de encontrar información útil, fiable y basada en la evidencia científica, y a la vez, crear una comunidad donde profesionales y familias se enseñen los unos a los otros, nació en 2011 el grupo de Facebook El médico de mi hij@.

En él, profesionales de todos los campos relacionados con la salud infantil, entre ellos su creador, el pediatra y colaborador de este diario Jesús Martínez, atienden a las dudas que nos pueden surgir en el día a día de forma gratuita.

No puedo ser imparcial en este texto, ser la enfermera de tu hijo me influye por los cuatro costados: enfermera, especialista de familia, gestora y madre. Pero sí puedo proporcionarte una visión “desde dentro” sobre la atención que recibes.

Soy enfermera de Familia, eso quiere decir que yo en consulta no atiendo a un niño, sino que cuido de toda la familia y su comunidad. El niño, no es un ser aislado. Si un problema de salud se redujera a un solo individuo nuestro trabajo sería mucho más fácil. No es así. Lo habitual es que los problemas de salud de un niño sean el reflejo de lo que está ocurriendo en su familia o su comunidad: guardería, colegio, instituto, amigos, barrio... Al igual que las necesidades y demandas de cuidados de ese menor influyen en el equilibrio de todo su entorno, o deberían.

La enfermera del centro de salud no es solo la profesional que pone las vacunas, cura heridas e inmoviliza lesiones para favorecer su curación. No he estudiado 9 años de universidad y especialización solo para eso. Las enfermeras del centro de salud estamos a vuestra disposición todos los días de lunes a viernes, en turnos de mañanas y tardes, para colaborar con vosotros en un amplio abanico de servicios. Tan así es que, cuando he dado algún curso de acogida a la Atención Primaria, he explicado que ese abanico es tan amplio como se quiera, tanto como el infinito. Dudas con el sueño, la alimentación, cuidados de la piel, rendimiento académico, ejercicio, relaciones con otros miembros de la familia o del colegio, mascotas, salud bucodental, oftalmológica, prevención de accidentes, consumo de tóxicos, acoso, nuevas tecnologías, irritabilidad… Lo que haga falta, y dónde, cuándo y con quién haga falta: familia, escuela, ayuntamiento, centro de salud, hospitales…

En las revisiones de tu hijo las enfermeras debemos evaluar todos estos aspectos y completar vuestras historias clínicas con otros datos que pueden ser relevantes en vuestro futuro. En ocasiones puede que no nos dé tiempo de tratarlo todo en una cita. Si crees que en alguno de los servicios podemos ser un apoyo que os ayude a alcanzar un mayor bienestar familiar, no dudes en decirlo en la revisión. También podéis pedir cita programada con vuestra enfermera o consultar mediante llamada telefónica o correo electrónico.

Como gestora, puedo decirte que en los centros de salud funcionamos como un equipo. Tenemos reuniones diarias para formarnos, mantenernos actualizados y organizar la actividad asistencial. Cada centro, según sus características asistenciales y los profesionales con los que cuente, se organizará de una u otra manera, y podéis estar tranquilos porque las distintas fórmulas las diseñamos para garantizar los mayores estándares de calidad en la atención.

Como gestora también prefiero una enfermera de familia. El jueves pasado vino una persona a mi consulta, cuando se marchaba me comentó “mañana tengo que traer a mis tres hijos con otra enfermera” para el mismo problema de salud. Es lo que tenemos las familias, que se pega todo menos la hermosura, y en las familias, hasta eso. “Y ¿no prefiere venir solo una vez y así lo que precise de cualquiera de los miembros de la familia lo resolvemos en la misma consulta?” “¿Se puede?” me preguntó. “¡Pues claro!” le contesté sonriendo. Al bajar, tenía en mi gaveta la asignación de toda la familia.

Reconozco que la estabilidad de la plantilla de enfermeras en los últimos años no ha ayudado a la enfermera de familia del centro de salud. Llevo un año en el centro actual y he dado varios resultados de embarazo positivos en este tiempo. Los recuerdo todos, y el agradecimiento me inunda porque me permitáis acompañaros. Cuido de esas familias que empiezan. Doy consejo, emito petición de analíticas, derivo a la enfermera de obstetricia-matrona, al médico de familia y a otros compañeros según se precise. Junto a ellos, y los compañeros de hospital, las enfermeras de familia acompañamos y velamos por la salud de todos y cada uno. Cuando nace, o nacen, e incluso desde antes si se ha precisado, el pediatra se une al equipo. Y así, cada vez que las familias aumentan su número, y también, cuando por distintos motivos, deben despedirse de un familiar, la enfermera de familia está ahí, dando soporte y apoyo. Como digo, los últimos años ha sido más complicado, sin embargo, tengo fe en que algún día podré atender a los hijos de los niños que un día atendí, como he visto en enfermeras de familia con más estabilidad. El conocimiento de estas enfermeras de sus comunidades y las familias que la componen deja sin palabras.

Como madre, te digo que no tengas miedo en plantear lo que sientas o precises, estamos por y para vosotros. Cada persona que entra en nuestra consulta, cada madre, padre, hijo… somos distintos. Indícanos tus preferencias. Tus sugerencias nos ayudan a avanzar y mejorar. Conoce a tu enfermera de familia. Confía en tu enfermera del centro de salud. Podemos ayudar.

Alicia Negrón, enfermera (Alicia82mad@gmail.com9

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información