Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Se puede perder peso comiendo 'fast food'?

Una caloría es una caloría, pero nuevas investigaciones sugieren que hay ciertos patrones que ayudan o dificultan la misión de cerrar el pantalón

¿Se puede perder peso comiendo 'fast food'?

En 2014, el profesor de ciencias americano John Cisna quiso demostrar que se puede perder peso comiendo en McDonald’s. Se alimentó durante 90 días a base de platos de su mostrador —Big Mac y postres incluidos—, limitando las calorías a 2.000 al día y respondiendo a las necesidades diarias de proteínas, carbohidratos, grasas… El resultado: casi 17 kilos menos y 170 de colesterol (de 249). ¿Aleluya…?

Según la Universidad de Harvard, “no comemos nutrientes o platos aislados sino dentro de una pauta”. Aún está por ver qué papel juega esta última en el control o pérdida de peso, pero quienes comen proporcionalmente más cereales integrales, fruta entera y verduras tienden a engordar menos; incluir frutos secos (a pesar de sus calorías) se relaciona con una menor ganancia de peso; y hay estudios que aseguran que la localización y fuente de alimentación también influyen: comer fuera de casa comida preparada (de cualquier tipo), engorda, y el fast food, incluso en casa, incita a tomar calorías de más.

¿Hay que hincharse entonces a lechuga y agua? No es necesario, porque reducir la proporción de calorías que vienen de las grasas para conseguir un peso saludable no funciona: las dietas pobres en lípidos no facilitan la pérdida de peso más que las que incluyen una cantidad moderada, o incluso alta, de grasas (buenas como el aceite de oliva, el aguacate, el salmón…). Y, aunque la mayoría de las bebidas alcohólicas tiene más calorías que las azucaradas, no hay evidencia clara de que beber contribuya a ganar peso si está habituado.

Si es de los que se peocupa por su peso, en el número de mayo de BUENAVIDA encontrará un reportaje sobre las explicaciones al fenómeno de la báscula y la manera definitiva de controlarla: no espere redimir su glotonería con unos minutos más de running, porque el ejercicio (tal y como lo practica la mayoría) no adelgaza. Además, cinco expertos de la gastonomía japonesa revelan lo que tienen que sufrir en sus restaurantes cada vez que tomamos sushi, y descubrimos el primer aparato que borra la celulitis, entre otros muchos contenidos de bienestar, salud, psicología, belleza y medio ambiente.

Puede adquirir la revista en papel gratis con EL PAÍS el sábado 13 de mayo, por 2 euros el resto del mes o descargársela en nuestra aplicación gratuita.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información