Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los viernes, que trabaje Rita

Las compañías de éxito proclaman los beneficios del fin de semana de tres días. Y los psicólogos se suman: dos jornadas de descanso a la semana son muy pocas

viernes

¿Se acuerda de aquellos años en los que quedarse en la oficina hasta que se iba el personal de la limpieza era lo guay? Pues ahora (no se ofendan si alguno aún lo hace, seguro que no es por gusto) es de perdedores. La tendencia empresarial pasa por fomentar la creencia de que la efectividad y los resultados no tienen tanto que ver con el presentismo y sí mucho con la flexibilidad. Lo importante es tener una cantidad de trabajo hecho, independientemente de si se hace desde casa, se comienza la jornada una hora antes para salir pronto o se opta por concentrar todo el trabajo del lunes al jueves para poder disfrutar de un súper fin de semana de tres días.

Amazon, Uniqlo, Yahoo…. Ellas lo han probado

Según un estudio de la Society for Human Resource Management, en Estados Unidos, un 43% de las empresas ya ofrecen a algunos de sus empleados la posibilidad de trabajar 4 días a la semana; y un 10% de las compañías lo ve posible para toda la plantilla. A finales del año pasado, Amazon lanzó un programa experimental con un grupo de empleados a los que les permitía trabajar de 10 de la mañana a 2 de la tarde, de lunes a jueves, distribuyéndose el resto de horas (hasta llegar a las 30 semanales) con libertad. A cambio de esta flexibilidad, eso sí, obtenían solo el 75% de su sueldo, pero conservaban el reparto de beneficios. Yahoo Japan y Uniqlo también están en fase de experimentación, esta última con 10.000 trabajadores con jornadas de 10 horas al día de lunes a jueves (hay que mencionar que el 22% de los japoneses trabajan más de 49 horas a la semana, según una investigación realizada por The Guardian). Por su parte, Jason Fried, el cofundador de la compañía de software Basecamp, antes llamada 37signals, escribió su experiencia de éxito en The New York Times, señalando que desde que sus trabajadores se reparten confortablemente 32 horas en 4 días, su producción había mejorado.

Así las cosas, las compañías empiezan a comulgar con el esquema 4x3 (trabajar 4 días y descansar 3), pero dado que muchas lo sustentan en jornadas maratonianas (y no queremos ser japoneses) o rebajas de sueldo (en España, totalmente inviable: el 47% de los trabajadores ya cobra menos de 1.000 euros al mes, según un informe del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda), los defensores del bienestar del empleado recomiendan otra estrategia: luchar por la flexibilidad.

Noelia de Lucas, directora comercial de Hays España, aclara: "A priori, lo de tener un fin de semana más largo es atractivo, pero antes de 'volvernos locos con la idea' hay que analizar varios aspectos. Por ejemplo, si este tipo de jornada va a facilitar la conciliación (no solo la familiar, sino también la de cualquier trabajador con su tiempo libre). Si adelantamos la hora de entrada y nos quedamos apenas sin descanso para comer con la intención de llegar antes a casa, puede más o menos ser llevadero, pero salir dos horas más tarde del trabajo todos los días, por mucho que el fin de semana sea más largo, es muy duro. La clave está en si tu empresa te permite o no ser flexible a la hora de distribuir esa jornada, porque simplemente alargarla puede ser estresante y complicado para la vida del trabajador”.

Lograrlo al menos un par de veces al mes podría ser la clave. Elisa Sánchez, psicóloga, coach y coordinadora del grupo de salud laboral del Colegio de Psicólogos, considera el fin de semana festivo como un periodo demasiado corto: "Ese día extra es lo que nos va a permitir el descanso, porque al estar tan ocupados durante los días laborales muchas veces lo que hacemos en fin de semana es realizar las tareas domésticas, personales y familiares acumuladas, en lugar de desconectar”. Para que el reajuste tenga sentido, hay que tener en cuenta unos aspectos básicos, según matiza la psicóloga, como que sea una decisión del trabajador, dedicar el día extra a un reposo real, adaptar la medida de forma individualizada y combinarla con herramientas de teletrabajo.

El planeta se lo agradecerá

Desde el punto de vista medioambiental, una jornada que no se trabaja significa menos gasto de luz en las oficinas, de aire acondicionado, calefacción, electricidad de ordenadores y demás aparatos… Hace 10 años el estado estadounidense de Utah realizó un experimento eliminando los viernes y extendiendo las horas laborales de lunes a jueves, precisamente con el objetivo de saber cuánto se ahorrarían las arcas públicas (solo se realizó con funcionarios). Tras 10 meses, se estimó un ahorro de 1,8 millones de dólares en energía, además de 12.000 toneladas de CO2, gracias a ese día en el que los trabajadores no viajaron en sus coches porque se quedaron en casa. Aquel experimento finalmente quedó en nada, pero no ocurrió así en otros países como Reino Unido u Holanda, en los que los 4 días de trabajo y 3 de descanso están implantados en muchas empresas, ¡sin aumento de horas! O en Chile, que desde el 1 de abril incluye en su reforma laboral la posibilidad de concentrar el trabajo semanal en 4 días, aunque nunca se podrán exceder las jornadas de 12 horas, con 60 minutos de descanso al pasar de las 10.

Con dos viernes libres al mes es suficiente

Para empezar, en España, desde el punto de vista legal, se debe cumplir con los descansos mínimos entre jornada que marca el estatuto de los trabajadores (12 horas). Y hay más: “En el caso del 4x3 [trabajar 10 horas de lunes a jueves para no tener que hacerlo ningún viernes del mes], habría que analizar si el rendimiento va a ser el mismo. Todo el mundo necesita pausas, y si no las haces, para condensar al máximo el trabajo, acabarás agotado. Y eso no es bueno para la productividad”, explica Noelia de Lucas. Tampoco para la salud. Son varios los estudios científicos que demuestran que pasarte con las horas de trabajo puede degenerar en episodios de estrés y, en consecuencia, enfermedades crónicas. 

La doctora Bérénice Ibarra Ottino, especialista en Medicina Familiar en el Hospital Internacional de Marbella y miembro de Topdoctors, lo confirma. “Nuestro cuerpo se vuelve más propenso a contraer resfriados y otras enfermedades leves en períodos de particular cansancio físico o emocional. Las jornadas laborales prolongadas, de más de 8 horas diarias, conducen al agotamiento físico y mental, la falta de motivación por las tareas y un cambio de actitud del trabajador cercano a los malos modales que deteriorará sus relaciones laborales. Además, empujan a una alimentación deficiente [hay estudios que conectan estrés y consumo de comida basura] y a un aumento del sedentarismo [cuando las investigaciones señalan que pasarse sentado la mayor parte del día incrementa en un 57% las posibilidades de sufrir un ataque al corazón]. Con el tiempo, todas estas actitudes generan alteraciones crónicas en nuestro organismo, como la aparición de hipercolesterolemia, diabetes de tipo 2, obesidad, problemas osteoarticulares, etc". Así, si reducir la carga de trabajo no es una puerta abierta por su empresa, tampoco se agarre a la concentración de horas. La flexibilidad y el teletrabajo, definitivamente, son una opción mejor.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información