Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dilema de cómo informar sobre el sufrimiento

Los investigadores interesados por la relación entre humanitarismo y periodismo se preguntan qué significa que una noticia sea humanitaria

El presidente de EE UU, Donald Trump, se prepara para firmar una orden ejecutiva.
El presidente de EE UU, Donald Trump, se prepara para firmar una orden ejecutiva. REUTERS

El 4 de abril, las horribles imágenes sobre el sufrimiento de las víctimas de un ataque con gas en la provincia siria de Idlib conmovieron aparentemente al presidente estadounidense Donald Trump hasta el punto de llevarlo a cambiar drásticamente su política sobre Siria. El propio Trump afirmó: “El ataque perpetrado ayer contra niños me impactó enormemente… [Bachar el] Asad [el presidente sirio] hizo morir de asfixia a hombres, mujeres y niños indefensos. Fue una muerte lenta y brutal para muchos. Este ataque salvaje ha matado hasta a hermosos bebés”. Esto suscita obviamente importantes dudas acerca de la relación entre la política exterior y los medios de información.

Pero a nosotros, los investigadores interesados por la relación entre humanitarismo y periodismo, nos lleva también a plantearnos cuestiones más abstractas acerca de la información sobre asuntos humanitarios, sobre qué significa que una noticia sea humanitaria. ¿Deben cubrirse temas humanitarios? ¿Podría hacer también referencia a una noticia imbuida de valores humanitarios o que promueve la acción humanitaria? Responder a dichas preguntas es importante para desentrañar algunos de los dilemas y tensiones a los que se enfrentan los periodistas.

Por desgracia, el concepto de “noticia humanitaria”, a pesar de usarse con frecuencia, rara vez se define. En un intento por aportar algo de claridad, ofrecemos tres definiciones distintas de noticia humanitaria: (1) la referente a crisis y actores humanitarios; (2) la que adopta una ética humanitaria y (3) la noticia en cuanto práctica humanitaria. Estas categorías conciernen respectivamente a la naturaleza, la ética y el propósito del periodismo, es decir, al “qué”, el “cómo” y el “por qué” de la noticia.

1. Noticia acerca de crisis y actores humanitarios

En primer lugar, y como lo más obvio, la noticia humanitaria puede entenderse como un “área informativa”, es decir, como todas las formas de cobertura informativa sobre crisis humanitarias, tales como desastres “naturales” y conflictos armados, y sobre los actores que responden a ellos. Matthew Powers, por ejemplo, la define según su “tema principal”, incluida la información sobre “organizaciones humanitarias” y “sucesos humanitarios”. De modo similar, Glenda Cooper y Simon Cottle han descrito la noticia humanitaria simplemente como “la información sobre desastres humanitarios”.

Dentro de esta definición, la cobertura informativa del ataque con gas químico en Siria ciertamente se puede calificar de humanitaria, porque informaba sobre un sufrimiento humano extremo. La tensión clave aquí, sin embargo, es por qué se informa de algunos casos de sufrimiento humano, y no de otros. En otras palabras, ¿qué le da el “contenido” a la noticia humanitaria? ¿Es la escala del sufrimiento, su proximidad cultural o su importancia geopolítica? ¿U otros factores completamente distintos?

2. La noticia que adopta una ética humanitaria

En segundo lugar, el periodismo humanitario puede definirse como aquella noticia que se adapta a una interpretación más amplia del humanitarismo: una ética de bondad, benevolencia y simpatía extendida de manera universal e imparcial a todos los seres humanos. Sallyanne Duncan y Jackie Newton, por ejemplo, describen la información humanitaria como aquella que tiene “la conexión humana como centro del relato”.

Supuestamente fue esta dimensión de la cobertura informativa del ataque con armas químicas en Irak la que suscitó las aparentes preocupaciones humanitarias de Trump. Como dijo Kellyanne Conway, consejera presidencial, “el mundo retrocedió horrorizado ante la visión de bebés retorciéndose y luchando por sobrevivir. Nadie podría apartar la mirada, y eso incluye a nuestro firme, resuelto y decidido presidente”.

Sin embargo, la cuestión clave aquí es por qué estas imágenes concretas de personas sufriendo suscitaron un repentino arrebato de compasión en Trump, y la cobertura del ataque con armas químicas en el este de Ghouta, en 2013, no. ¿Pueden las imágenes por sí solas motivar la acción, o podrían simplemente proporcionar un pretexto para aplicar cambios políticos predeterminados?

3. La noticia como práctica humanitaria

La última manera de definir la notica humanitaria es como una forma de periodismo que intenta llevar a la práctica los principios del humanitarismo. En esta definición, el foco humanitario no hace referencia al contenido de la noticia, sino a la percepción que los periodistas tienen del propósito de su trabajo, o a cómo perciben su función.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) define la acción humanitaria como “aquella que proporciona ayuda independiente, neutral e imparcial a las víctimas de conflictos armados y desastres naturales”. Si se hace hincapié en la segunda mitad de esta definición y a las nociones de independencia, neutralidad e imparcialidad, el periodista humanitario puede considerar que su función es la de actuar como testigo imparcial de los acontecimientos; proporcionar información puntual, precisa y objetiva, tanto a las víctimas de las crisis como al público no afectado.

Por contraste, si un periodista da más importancia a la primera mitad de la definición del CICR, y a la idea de proporcionar “ayuda a las víctimas”, tal vez se incline por asumir una actitud más activa respecto a los acontecimientos. Y esto puede incluir la defensa de determinadas soluciones, como dar “voz a los sin voz” o proporcionar consuelo a los afligidos y a los traumatizados.

En resumen, al cubrir noticias humanitarias en Siria y en otras partes, los periodistas afrontan un dilema. ¿Deben intentar lograr un impacto directo en los sucesos que cubren, intentando influir en la audiencia para que tome medidas? ¿O deben intentar solo registrar los acontecimientos y mantener una imparcialidad total? La afirmación hecha por Trump de que su decisión de autorizar ataques con proyectiles contra Assad estuvo en parte guiada por las noticias pone de relieve este dilema, pero no lo hace más fácil de resolver.

Martin Scott es profesor de Medios de Comunicación y Desarrollo Internacional en la Universidad de East Anglia, Reino Unido.

Más información