Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escucha enterito el nuevo disco de Wild Honey

Guillermo Farré estrena 'Torres Blancas', su primer álbum en castellano

Durante años Guillermo Farré, la voz que se esconde tras el alias de Wild Honey, pasaba por Torres Blancas sin prestarle atención. Hoy en día, este edificio brutalista se ha convertido en un símbolo de Madrid y la anécdota sirve para dar nombre y resumir el tercer disco del madrileño: "el cambio y la búsqueda de lo excepcional entre lo cotidiano".

Torres Blancas es el primer disco de Farré en castellano que estrenamos íntegro en TENTACIONES. Un álbum que sigue evocando a la música de la costa oeste de los sesenta, o recordando a músicos como Sufjan Stevens o Eliott Smith por sus tintes tropicalistas, pero que suena, sobre todo, a Wild Honey. Guitarras eléctricas con fuzz y trémolo, sintetizadores, mezcla de baterías con cajas de ritmos, clavicordios, pianos acuosos, guitarras acústicas cristalinas, miles de capas de coros, trompetas… Todo esto compone el imaginario rítmico del madrileño.

"Laten en estas canciones ritmos y pantones tropicales en fiestas sin salir de casa, las paredes empapeladas con papel estampado de palmeras más que palmeras reales; o fuegos artificiales explotando como palmeras más que palmeras de verdad. O, dicho de otro modo, Torres Blancas es apretar los puños escuchando una canción que te emociona mucho, pero escucharla a bajo volumen, en un susurro, o en los cascos, mientras la familia duerme. La euforia capturada en un tarro de mermelada.", apunta sobre el disco el escritor Miqui Otero.

En la producción de Torres Blancas, el madrileño contó con Sean O’Hagan (The High Llamas, Stereolab), que compuso los arreglos de cuerdas del álbum, y con el músico Frank Maston, que se encargó de los efectos y parte de la producción. "Parecen salidas del fondo de un mar en calma bañado por miles de rayos de sol”, apunta el músico angelino Maston, al que Pitchfork denominó “un genio del pop de dormitorio” y que dio el último empujón a la producción usando delays de cinta y todo tipo de efectos.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.