Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esta chica se hizo rica 'traficando' con ropa y ahora tiene su propia serie

Acaba de llegar el último taquillazo de Netflix con transfondo de moda. Girlboss narra las andanzas, el triunfo y posterior declive de la magnate Sophia Amoruso

Legitimar un imperio surgido de la más pura especulación sería algo descabellado si detrás no se escondiera un futurible éxito de Netflix. Me refiero a la llegada de Girlboss, la nueva serie de la plataforma digital que ya está disponible en su parrilla. Basada en el libro de título homónimo, esta serie relata la historia real de la californiana Sophia Amoruso.

Si tienen más de 25 años, son hombres y no trabajan en moda, no se alarmen si no saben quién es. Si decimos que fue la fundadora de Nasty Gal, quizás les suene un poco más: creó este portal de retail especializado en moda para adolescentes (y para esas fans no tan jóvenes de ese look salido del Coachella) que cuenta con más de medio millón de usuarios. Algo que dista mucho de sus comienzos:

Esta chica se hizo rica 'traficando' con ropa y ahora tiene su propia serie

Amoruso abrió una pequeña tienda en eBay con ropa de marca que encontraba tirada de precio en tiendas de segunda mano y la revendía gracias a una buena sesión de fotos por miles de dólares. Chaneles, Diores, Moschinos... Siempre a la última y de buenísima calidad. Toda una "camella" de la moda que promocionaba sus productos a través de MySpace y que terminó en 2012 con el lanzamiento de su propia línea de ropa, accesorios y complementos, y varias tiendas físicas por EE UU. Pero el cuento de hadas terminó siendo el de la lechera: su empresa valorada en 200 millones de dólares entró en bancarrota y tuvo que venderse por la la décima parte a otro gigante online, BooHoo.com... Y es que en eso del karma, ni tu buen gusto te salva.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.