Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarmada, desalmada

Celebro que el comunicado de ETA anunciando a bombo y platillo que “ya es una organización desarmada” se haya materializado entregando por fin su mortífero arsenal. Pero me da la impresión que los familiares de los más de 800 asesinados por los mafiosos encapuchados, con la complicidad de sus lacayos batasunos, merecen otro comunicado más explícito en el que la banda criminal reconozca también que la suya ha sido también una organización “desalmada”; es decir, sin conciencia moral alguna. Ha sido sanguinaria, cruel e inhumana desde su mismísimo nacimiento. Debería pedir perdón a sus víctimas.— Ignasi Castells Cuixart. La Garriga (Barcelona).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.