Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viñetas contra el terror de ETA

El Roto, Forges y Peridis reflexionan sobre cómo fue plasmar en viñetas el terrorismo de ETA y el alivio de no volver a tener que hacerlo más

CAPUCHAS NEGRAS, DIBUJAR A CIEGAS

Viñetas contra el terror de ETA

El Roto

Parece que la pesadilla de ETA ha terminado. Alegrémonos de ello.

Quizás ahora es el momento de mirar hacia atrás e intentar comprender cómo hubo que enfrentar aquel drama personal y colectivo y encarar el problema intentando dar respuesta a tanta brutalidad y envilecimiento social desde la fragilidad de un dibujo.

¿Qué lenguaje utilizar? ¿Cómo evitar que cada viñeta no fuese un mero eco del crimen, un reflejo mecánico a un acto de barbarie, una reiteración de repulsa ya gastada? El disparo nos cegaba, la explosión nos ensordecía, el humo ocultaba la escena completa: la cobardía ciudadana, el silencio amedrentado, la utilización miserable de la muerte.

¿Qué puede el negro de la tinta frente al escándalo de la sangre derramada? ¿Debíamos responder a las pintadas en las paredes con otras pintadas hasta la total ilegibilidad de los gritos superpuestos?

Esas preguntas y muchas otras eran inevitables antes de empezar a dibujar, ese era el subtexto de cada viñeta. Frente al papel en blanco ya conocías de antemano tu derrota, percibías claramente que ninguna respuesta era suficiente frente a la ignominia de cada crimen, en un territorio donde toda forma se descoyuntaba, toda imagen se desvanecía, todo sentido se desorientaba. Y entonces, y sólo entonces, comprendías que aun así solo cabía tomar el lápiz e intentar redefinir el espacio, recuperar el orden y restaurar un mínimo equilibrio de lo humano.

A veces se pudo, a veces, no.

UNA VERDADERA PESADILLA

Viñetas contra el terror de ETA

Lo de ETA era una verdadera pesadilla para mí. Como mi dibujo suele acompañar a la última noticia, hubo años en que casi todas las semanas me pedían desde la Redacción una tira o una viñeta referida al último atentado.

Puesto que el humor es poesía de la inteligencia y no tiene nada que ver con el insulto o el exabrupto, era preciso, sin caer en la repetición o en el desánimo, encontrar las imágenes y las palabras que mejor expresaran la solidaridad con las víctimas, la culpabilidad de los cómplices, la miseria moral de los asesinos y la inutilidad de los atentados.

Los dólmenes prehistóricos y los personajes del Guernika de Picasso me prestaron su significado y sus imágenes en innumerables ocasiones.

POR FIN

Viñetas contra el terror de ETA

Forges

Tras muchos años de sufrir el dolor de la violencia etarra, para mí fue muy gratificante enterarme en directo, a través de El País Digital y mi móvil, durante una reunión de pintores e ilustradores en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, del anuncio del abandono de las armas por ETA. Pedí la palabra, yo estaba entre el público, y con voz entrecortada por los años de dolor, leí el comunicado. Al principio fueron tenues aplausos, pero al poco tiempo todos aplaudíamos y nos abrazábamos.

Por fin; lo habíamos conseguido.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información