Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve preguntas sobre los seguros para perros y gatos

¿Aseguran las compañías a tu peludo viejito? ¿Es obligatorio suscribir una póliza? Contestamos las dudas sobre la cobertura de tu mascota

Los españoles cada vez tenemos más gatos y perros como compañeros de convivencia. En los hogares españoles, hay 3.900.000 gatos y 6.400.000 perros, según datos de la Fundación Affinity que difunde el beneficio del vínculo entre personas y animales de compañía. Pero ellos pueden perderse, sufrir un accidente o liar una buena a terceras personas.

Somos cada vez más conscientes de los gastos que pueden generar nuestro amigos. Crece el número de pólizas contratadas para asegurar animales. La compañía Liberty Seguros, por ejemplo, ha aumentado entre el año 2013 y 2017 en 4.000 pólizas sus seguros para perros y gatos. “Aunque existen algunos casos como el de accidentes, agresiones o daños a terceros, sin duda, el parte más habitual es el de asistencia veterinaria por enfermedad”, explica Juan Ignacio Richart, portavoz y responsable del departamento multirriesgos de la aseguradora. Vale, ha que asegurarles. Pero seguro que te surgen dudas como estas:

 1. ¿Es obligatorio asegurar a perros y gatos?

No es obligatorio asegurar a los gatos en ningún lugar de España. Tampoco a los perros que no pertenecen a las razas denominadas potencialmente peligrosas. Pero hay una excepción, en la Comunidad de Madrid es obligatorio contratar una póliza aseguradora de responsabilidad civil para cualquier perro.

2. ¿Debo cumplir algún requisito para asegurarle?

Tanto perros como gatos deben estar vacunados, censados, e identificados con microchip.

3 ¿Cuánto cuesta un seguro?

Hay diferentes tarifas, según la cobertura que se contrate. Desde la opción de una póliza de responsabilidad civil básica que cubre posibles daños a terceros, como la caída de una persona provocada por el perro en la calle, por un coste de entre 25 y 30 euros anuales, a coberturas más amplias por accidente, enfermedad o robo, cuyo importe sería alrededor de los 280 euros al año.

“La responsabilidad civil cubre los daños personales y materiales causados a terceros, pero no al propietario, poseedor del animal, familia, personas que convivan con el titular del seguro o empleados”, aclara Joaquín Rasal, responsable del área veterinaria de Kalibo Seguros, una compañía especializada en seguros para animales

El Código Civil español especifica que “el poseedor de un animal es responsable civil de los daños que cause, aunque se le escape o extravíe. Así que es conveniente siempre tener asegurados por responsabilidad civil a los animales de compañía, incluso a los gatos, puesto que, aunque normalmente son animales que apenas salen de casa, los hay que hacen sus excursiones fuera del hogar”, explica el experto en seguros para mascotas, que recuerda: “Si se tiene contratada una póliza de hogar, los perros que no pertenecen a razas denominadas potencialmente peligrosas y los gatos se pueden asegurar por responsabilidad civil. En caso contrario, siempre es posible contratar un seguro específico de responsabilidad civil”.

4. Si tengo un perro de raza potencialmente peligrosa, ¿qué requisitos debo cumplir para asegurarle?

Se consideran perros de razas potencialmente peligrosas a aquellos que tengan determinadas características físicas: tamaño grande, mandíbula fuerte, más de 20 kilos de peso o de complexión robusta. Para tener uno de estos canes es necesaria una licencia, que tendrá un período de validez de cinco años, con opción de renovarse. Este permiso legal se obtiene si se cumplen los siguientes requisitos: ser mayor de edad, no presentar antecedentes penales con respecto a algunos supuestos como delitos contra la propiedad, la moral, la libertad sexual u homicidio (para demostrarlo se debe ajuntar un certificado de penales que se obtiene en el Registro de Antecedentes Penales, y una declaración jurada de no haber sido sancionado); disponer de capacidad física y psicológica para tener uno de estos perros (la certificación la obtendremos en cualquier centro de reconocimientos médicos, como por ejemplo los centros para la renovación del carné de conducir o del permiso de armas)  y acreditación de haber suscrito un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, por un valor de 120.000 euros.

 5 ¿Cubren los seguros los gastos por enterramiento?

Lo que cuesta

La opción más básica para asegurar a un perro o un gato tiene un coste aproximado de 27 euros anuales, con cobertura de daños a terceros y asesoramiento jurídico, según aclara Joaquín Rasal, responsable del área veterinaria de Kalibo Seguros, una compañía experta en cobertura de mascotas que trabaja con el Colegio de Veterinarios de Madrid. El seguro más económico que ofrece esta empresa para perros que no sean cachorros es de 54 euros. El más caro vale 230 euros anuales, un seguro combinado de responsabilidad civil (300.000 euros por siniestro y año) y asistencia veterinaria por accidente y enfermedad (entre 900 y 1.000 euros por siniestro) más robo, extravío, fallecimiento accidental del perro o gato, residencia canina, sacrificio y eliminación del cadáver

Mapfre, una de las aseguradoras más importantes, oferta un seguro por 93 euros anuales que cubre gastos de fallecimiento, robo, extravío, coste veterinario en caso de accidente, responsabilidad civil hasta 150.000 euros y estancia en residencia canina por ingreso hospitalario del asegurado. También incluye la defensa jurídica.

Lo habitual es que se cubran el coste del sacrificio (eutanasia) y eliminación del cadáver del perro o gato hasta una determinada cantidad (según estipule cada compañía aseguradora). No obstante, debe tratarse siempre de la eutanasia recomendada por un veterinario en casos en los que se pretenda evitar sufrimiento innecesario al animal y no exista cura posible.

6 ¿Hay algún caso en que la compañía no quiera asegurarle?

Las aseguradoras no se hacen cargo de animales de más de siete años, para seguros de accidente y enfermedad. Sin embargo, sí se cubren la responsabilidad civil.

7 Si tengo contratada una póliza de las más caras ¿cubre cualquier tipo de tratamiento veterinario?

Las coberturas dependerán de la póliza y compañía, pero siempre hay alguna exclusión por: medicación, enfermedades congénitas y hereditarias, hechos preexistentes a la contratación del seguro, como una enfermedad del animal contraída antes de contratar la póliza. En general, la medicina preventiva está siempre excluida. También suelen existir franquicias, como el caso de una consulta veterinaria por enfermedad de 100 euros, con franquicia del 15%. De forma que el asegurado paga 15 euros y la aseguradora 85 euros. Asimismo, como en el caso de salud humana, existen los plazos de carencia. Es decir, desde la fecha de contratación del seguro, pueden transcurrir seis meses hasta tener derecho a una intervención quirúrgica.

8 ¿Puede el seguro cubrirle cuando viaja?

Sí. Las pólizas suelen cubrir al animal en viajes vacacionales o de corta duración dentro de la Unión Europea.

9 Si mi perro agrede a una persona u otro animal, ¿cubre el seguro los gastos que se puedan derivar por temas legales o atención sanitaria?

En caso de responsabilidad civil, la compañía defiende los intereses del asegurado, le asesora, representa legalmente, acompaña a juicio y, si fuera necesario, asume los gastos jurídicos, costes derivados de acciones judiciales e indemnizaciones.

Más información