Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

240.000 euros en regalos para los nominados a los Oscar

Los actores y directores que optan a la estatuilla reciben vacaciones en Hawái, tratamientos de belleza o joyas

Aunque solo hay una estatuilla dorada para cada categoría de los premios Oscar, no hay ni un solo nominado principal que no salga ganando en la noche de los premios de la meca del cine. Hasta el próximo 26 de febrero no se conocerá quién sale victorioso, pero al menos algunos ya saben que se van a llevar a casa regalos valorados en 260.000 dólares (unos 240.000 euros). La cesta, popularmente conocida como Everybody Wins (Todo el mundo gana, en español), ha incrementado este año en unos pocos miles de euros el importe de los regalos que se repartieron en la última edición de los Oscar.

ampliar foto
La actriz Emma Stone, una de las candidatas al Oscar a mejor actriz por su papel en 'La ciudad de las estrellas. La la land'. Chris Pizzello/Invision/AP

Isabelle Huppert (Elle),Ruth Negga (Loving),Natalie Portman (Jackie), Emma Stone (La ciudad de las estrellas 'La La Land') y Meryl Streep (Florence Foster Jenkins) se llevarán a casa una lujosa bolsa de regalos que incluye una estancia de tres días en el rancho Lost Coast, al norte de California, maquillajes innovadores o 10 sesiones de gimnasia con el entrenador personal Alexis Seletzky. Eso sí, tan codiciado presente solo lo van a recibir los nominados en categorías de actuación así como los directores aspirantes al Oscar. En total, 25 personas conseguirán este obsequio que nada tiene que ver con la Academia del Cine sino que es cosa de la firma de marketing estadounidense Distinctive Assets. El motivo por el que este ostentoso regalo no lo ha otorgado la Academia en los últimos 15 años se debe a una investigación llevada a cabo en 2006 por la Hacienda estadounidense que instó a los premiados a declarar esos regalos. “Parecía poco apropiado ofrecer un gesto de agradecimiento que implicara una obligación [en impuestos], declaró entonces un portavoz de la Academia a la CNN. Por supuesto, tampoco se lo llevan la misma noche de la 89º edición de los Oscar, si no que se les entrega semanas antes.

“Un gran regalo no tiene nada que ver con su precio, y tratamos desesperadamente de que la conversación no gire sobre ese punto”, ha declarado a Yahoo! Lash Fary, fundador de Distinctive Assets. Si el precio es para que uno se quede atónito también lo es el listado de los obsequios. Entre los regalos, seis días de vacaciones en Hawái para relajarse tras la exigente temporada de premios y alfombras rojas así como tres días en el Grand Hotel Tremezzo en el Lago de Como (Italia). También incluye, según el listado de la revista Teen Vogue, numerosos tratamientos de belleza, parches para evitar y controlar el sudor de Dandi Patch, un vaporizador, lápices personalizados, servicios de somelier a domicilio de The Loving Somm o manzanas de la marca Opal —que se mantienen verdes tras ser recolectadas— durante un año o un sistema electrónico para el hogar. Además, chocolates, joyas, bolsos y algo de ropa.

ampliar foto
Fotografía de familia de todos los nominados durante el almuerzo de los 89º premios Oscar

Y una cosa más: los actores y directores nominados podrán tener a partir de ahora la oportunidad de salvar una vida, ya que se les va a regalar un curso de entrenamiento para practicar un curso de reanimación. Eso sí, nada que envidiar a los también extravagantes regalos de la cesta de 2016, que incluía un vibrador, M&M personalizados o papel higiénico de color negro valorado en 275 dólares. “Al final del día, la industria del cine trata de que los espectadores escapen de su realidad y entren en un mundo de fantasía. Nosotros esperamos hacer esto de alguna manera para los nominados que han trabajado tanto… ayudarles a relajarse, desconectar y complacerles después de las semanas más intensas y frenéticas de sus vidas”, ha dicho Lash Fary, cuya empresa también se encarga del paquete de regalos para los artistas y presentadores de los Grammy. Eso sí, en esa ocasión valorada en 30.000 dólares.